El proyecto de ley de “Compre Argentino, Desarrollo de Proveedores y Compras para la Innovación” pretende modificar las limitaciones que tiene la normativa vigente (Ley 27.437) para que el Estado pueda utilizar su poder de compra como herramienta para el desarrollo.

Entre los puntos a resolver del actual marco normativo se encuentra una débil relación entre los objetivos de la ley y la definición de su alcance, ya que no alcanza a sujetos con marcado poder de compra, cuyas contrataciones son financiadas con fondos del Estado Nacional y con un alto impacto en el tejido productivo industrial local, como por ejemplo, el PAMI que fue incluido en el nuevo proyecto de ley, por su rol clave para promover la industria farmacéutica nacional y de equipamiento médico.

A su vez, la Ley 27.437 tiene dificultades para garantizar su cumplimiento, ya que no contempla la obligación de brindar información a fin de garantizar el seguimiento, monitoreo y verificación de su cumplimiento efectivo.

Por otra parte, el actual régimen de compras públicas contiene márgenes de preferencias (diferencia de precio que puede tener una empresa nacional) limitados y, al ser transversales a todas las compras públicas, carecen de efectividad e impacto, tampoco contempla distinciones por tipo de productos ni contiene perspectiva de género.

En este sentido, con el nuevo régimen se elevarán los márgenes de preferencia de 15% a 20% para Mipymes y de 8% a 15% para el resto de las empresas.

Además, se prevé incorporar un margen adicional del 3% para empresas con composición mayoritaria de mujeres u otras identidades no binarias (en capital social y puestos jerárquicos y en el plantel general de la empresa).

La ley vigente no cuenta con herramientas de promoción de sectores estratégicos, el Estado dispone en la actualidad de Acuerdos de Cooperación Productiva (ACP), pero desde el Ministerio de Desarrollo Productivo afirmaron que es una herramienta rígida y de difícil implementación, en particular cuando se trata de inversiones de proveedores extranjeros que no poseen ninguna parte de su proceso productivo en la Argentina.

En este marco, con la nueva Ley de Compre Argentino se promueve el desarrollo de la industria nacional a través de las compras públicas en sectores estratégicos, incorporando el concepto de “Bienes Estratégicos” que permite elevar o disminuir márgenes de preferencia (hasta 10 p.p.) y de establecer reservas de mercado.

En esta línea, el presidente de la Cámara Argentina de Industrias Electrónicas, Electromecánicas y Luminotécnicas (Cadieel), José Tamborenea, consideró que “abre todo un capítulo de conocimiento y desarrollo de los negocios con el Estado”.

“Puede usar otras herramientas que tiene, como es la reserva de mercado: lo hace Estados Unidos, lo hace Israel, por ejemplo para las compras de conocimiento, o relacionadas a la seguridad o la defensa. Y cuando hay un mercado que te interesa, es importante que vos te lo puedas reservar, entonces hacés uso de la herramienta para favorecer nuevos desarrollos que tienen que ver con la tecnología, con el conocimiento”, explicó el dirigente empresario. (Télam)