La Red Latinoamericana por Justicia Económica y Social (Latindadd) instó hoy a los Gobiernos de la región a promover políticas tributarias que terminen con la desigualdad y la evasión fiscal en América latina, en línea con lo que se desarrolla en la Argentina.

“Desde la sociedad civil tenemos que apoyar los pasos que está dando la Argentina y abogar por la construcción de un organismo supranacional que encabece esa lucha en la región”, remarcó Adrián Falco, uno de los referentes de Latindadd,en referencia a la reglamentación de la ley de Aporte Solidario y Extraordinario.

Frente a la crisis económica y social provocada por la pandemia en América latina, la organización continúa con su campaña para pedir a los Gobiernos de la región que establezcan tributos a los patrimonios más grandes como forma de paliar las devastadoras consecuencias de la pandemia.

Según el informe “Ahora o nunca: Impuestos a la riqueza y las grandes fortunas en América Latina y El Caribe”, presentado en diciembre pasado, un impuesto a las grandes fortunas tendría un potencial de recaudación en 20 países de la región mínimo de US$26.504 millones al año.

“El sistema tributario es la herramienta central para dirimir esa puja de poder que existe por los recursos. Para ello, es fundamental reforzar el rol que juegan las administraciones tributarias en la región. Cuando decimos le cobramos un impuesto a los más ricos´ hay que tener claro que esos ricos no son todos los ricos ni tienen la fortuna que declaran tener”, explicó el especialista.

En esa línea, Falco resaltó las medidas que viene tomando la Argentina para implementar el Aporte Solidario y Extraordinario y colaborar con la transparencia fiscal.

“La AFIP está intentando conocer la planificación fiscal de las empresas para saber los vacíos legales que tenemos como país y empezar a cubrir esos agujeros por donde se va el dinero. Es central que desde la sociedad civil apoyemos estas medidas”, aseguró.

Además, planteó la necesidad de avanzar en la construcción de un organismo supranacional que se ponga a la cabeza de la lucha contra la evasión fiscal en la región y que permita aunar esfuerzos entre sus miembros.

“Si llegamos a recuperar a la Unasur, ése puede ser el organismo capaz de ponerse al frente de la puja por avanzar hacia una justicia fiscal real”, propuso.

(Télam)