El presidente de Integración Energética Argentina (Ieasa), Agustín Gerez, dijo hoy que el objetivo es avanzar con las obras del gasoducto Presidente Néstor Kirchner para que esté operativo en el invierno del año próximo, y destacó que esto "va a permitir a los argentinos acceder a la energía a precios competitivos".

"Este proyecto no tiene como objetivo la exportación, es un gasoducto que primeramente tiene que abastecer la demanda interna, lo que nos va a permitir a los argentinos acceder a la energía a precios competitivos", aseguró Gerez esta mañana en declaraciones a FM Urbana Play.

Señaló que "hoy estamos pagando un gas que viene subsidiado por el Estado y tiene una incidencia fuerte por la coyuntura internacional. El GNL que compramos en barco, que se paga 30, 35 dólares, al productor local se lo estamos pagando 3,5 dólares".

En ese sentido, sostuvo que "la posibilidad de poder transportar va a permitir también disminuir las cuentas de subsidio", al tiempo que "va a darle competitividad a la economía, porque las industrias hoy también están pagando un gas a un precio elevado".

"Si les damos la posibilidad de acceder a precios competitivos de la energía es muy probable que los bienes y servicios que ellos produzcan sean más baratos y eso va a generar un desarrollo más saludable de la energía", afirmó.

Asimismo, remarcó que "este proyecto trae inversiones asociadas porque para que se pueda transportar el gas el gas tiene que existir, de manera que los productores tienen que hacer inversiones".

El presidente de la empresa nacional que lleva adelante la ejecución de la obra detalló que "los cronogramas que hemos planificado están asociados a que podamos llegar al invierno que viene con el gasoducto operativo, esto se viene cumpliendo, ya estamos en condiciones de adjudicar lo que es el abastecimiento de caños".

El gasoducto va en una primera etapa "de Neuquén a la provincia de Buenos Aires, con una serie de obras complementarias; otro gasoducto en la provincia de Buenos Aires y la reversión del gasoducto Norte, que nos va a permitir llegar con gas argentino a lo que hoy está abastecido con gas boliviano", agregó.

En este contexto, se refirió a los 10 años de recuperación de YPF y dijo que a partir de eso "se empieza a desarrollar Vaca Muerta, esto implicó que empiece a aportar a la matriz energética nacional más gas producido por los argentinos o por empresas que participan en el mercado argentino".

"Eso generó que los gasoductos que teníamos queden saturados, entonces ahora la decisión que tomó el Estado es hacer un nuevo gasoducto para tener más gas producido por los argentinos y por trabajo local, se tomó la decisión estratégica de hacerlo", concluyó. (Télam)