Lois ingresos fiscales en concepto de derechos de exportación por parte de las principales cadenas granarias rondaría al cierre del corriente año alrededor de US$ 8.610 millones, lo que significará un incremento de 134% respecto a lo registrado en 2020, según las proyecciones de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR).

De concretarse este guarismo, 2021 cerrará con un aporte extra respecto al año pasado de US$ 5.000 millones, explicado esencialmente en la suba de los precios internacionales de los granos exportados por la Argentina.

De ese total, gran parte lo aportará el complejo sojero, con US$ 6.753 millones, seguido muy por detrás por el maicero con US$ 1.157 millones y el de trigo, con US$ 524 millones.

Completan la lista la cebada, con US$ 70 millones; el girasol, con US$ 67 millones; y el sorgo, con US$ 39 millones.

Así, hasta el último día hábil de octubre pasado el sector agroexportador aportó en retenciones alrededor de US$ 7.800 millones, a los que en noviembre y diciembre se sumarán otros US$780 millones para completar la proyección de US$8.610 millones.

Una de las principales razones que explican este salto se debe a la suba de los precios de exportación (FOB) argentinos, los cuales tuvieron un fuerte incremento respecto a 2020, explicó a Télam el analista de mercados de la BCR, Javier Treboux.

Click to enlarge
A fallback.

A modo de ejemplo, el especialista marcó que en los meses donde más Declaraciones Juradas de Venta al Exterior (DJVE) de harina de soja se anotaron -mayo, junio y julio-, el precio FOB, sobre el cual se cobra la retención, se ubicó dentro de un rango de entre US$ 450 y US$ 500 la tonelada, mientras que el año pasado ese valor fue de entre US$ 250 y US$ 300.

Otro factor fue el adelantamiento en las anotaciones de DJVE de cereales de la próxima campaña, que todavía no se cosecharon.

En este punto, cabe aclarar que una vez registrada y aceptado el permiso para exportar, el exportador debe pagar dicha retención.

Según el informe de la entidad bursátil, en septiembre y octubre se registró "una importante evolución DJVE de los principales cereales que comercializa externamente nuestro país, lo que aceleró el cobro anticipado de retenciones".

En especial, destacó el aporte del complejo maíz en el noveno mes del año, con el registro de DJVE por 3,2 millones de toneladas de la campaña 2020/21, a lo que se sumó en octubre 3 millones de toneladas del próximo ciclo.

El trigo también aceleró su comercialización externa de la cosecha próxima, con declaraciones por más de 4,6 millones de toneladas entre septiembre y octubre.



(Télam)