Los bancos de Wall Street en Nueva York y de la “city” de Londres comenzaron a anunciar despidos como consecuencia de la desaceleración económica en las principales potencias del mundo.

Citigroup recortó esta semana “docenas de puestos” mientras que el banco inglés Barclays despedirá a 200 personas, según informaron fuentes del sector hoy a la agencia Bloomberg.

Los bancos de inversión se ven especialmente afectados por la ralentización que ha impactado en el mercado de capital y de activos de riesgo, aunque también hubo desafectaciones en el resto del sector, incluyendo un recorte de 230 puestos en Francia por HSBC.

Como consecuencia de la menor demanda, las comisiones de los bancos de inversión se han desplomado en el último trimestre: en el caso de Citigroup han caído 64%, mientras que Barclays las ha reducido 45%.

El director de Finanzas del Citi, Mark Mason, advirtió el mes pasado que la firma mirará de cerca sus gastos realizados en su cartera de inversión.

El sector bancario se suma así al tecnológico que sólo en octubre perdió 9.587 puestos en Estados Unidos, el mayor número desde la pandemia, según señaló la consultora Challenger, Gray & Christmas.

Al igual que en las firmas tecnológicas, los despidos implican un fuerte cambio de tendencia en las empresas, las cuales en los últimos años han expandido su personal aprovechando el viento de cola económico.

El Citi, por ejemplo, incorporaba hasta hace poco tiempo personal para fortalecer sus inversiones en el sector sanitario y tecnológico.

Como resultado de la merma en la economía, Morgan Stanley se encuentra considerando el despido de alrededor de 50 puestos en la región Asia-Pacifico.

Mientras tanto, Goldman Sachs realizó en septiembre pasado la mayor tanda de despidos desde que comenzó la pandemia de Coronavirus, señalando un “ambiente de operación desafiante” y de la mano de estimaciones que prevén una caída de 40% en sus ganancias este año.

Otra área financiera impactada es la de los créditos para la vivienda: el banco Wells Fargo realizó cientos de despidos en los últimos meses al compás de tasas hipotecarias que han alcanzado el máximo nivel desde el año 2001 en Estados Unidos (7,32% anual), país donde para la compra de viviendas se utiliza principalmente dicho instrumento. (Télam)