La primera mesa de Tecnologías de Almacenaje de Gas Natural Licuado (GNL) permitió plantear el aporte que la innovación tecnológica puede ofrecer para reducir la pobreza energética y posibilitar un mayor acceso al servicio público a los usuarios.

El encuentro organizado por el Ente Nacional Regulador del Gas (Enargas) tiene como objetivo la discusión, el intercambio y el seguimiento de propuestas vinculadas a la temática, presentadas por diferentes actores del sector.

Participaron del primer encuentro más de 185 inscriptos, destacándose la presencia de universidades, centros de estudios, empresas con interés en el almacenaje de GNL, industriales, proveedores y desarrolladores de equipos y tecnología, cámaras empresarias, de industria y comercio nacionales y extranjeras, organismos de certificación y normalización y licenciatarias del servicio público de gas natural, entre otros.

El gerente general del Enargas, Osvaldo Pitrau, destacó que el organismo propone "una visión humanista de la energía y de los servicios públicos vinculados a ella" y desde esa perspectiva se observa que "existe una vulnerabilidad energética que debe ser remediada a través de la labor regulatoria del Estado”.

Y agregó: “La innovación tecnológica es un instrumento esencial para reducir esa pobreza energética y posibilitar un mayor acceso al servicio público para los usuarios y las usuarias potenciales de gas que existen en nuestro país”.

En la Mesa de Tecnologías de Almacenaje de GNL se analizarán las propuestas presentadas mediante convocatoria abierta sobre proyectos de innovación conducentes a una mejora de los servicios públicos de transporte y distribución de gas natural, así como al desarrollo de medidas, a partir del almacenaje de GNL.

El desarrollo del recurso permitirá también la mitigación de picos estacionales de demanda, con un mayor y más generalizado uso del gas natural, promoviendo la competitividad de los mercados de oferta y demanda de gas natural, incentivando la eficiencia en el transporte, almacenamiento, distribución y uso del gas natural y alentando inversiones para el suministro a largo plazo.

Además, estas nuevas tecnologías permitirían abastecer redes aisladas, sustituyendo por GNL combustibles de menor calidad energética que pudieran resultar más contaminantes, mejorando la calidad de vida de usuarias y usuarios de todo el país.

También, se analizará la viabilidad de los proyectos que se presenten a fin de sustituir el GLP indiluído que se inyecta en algunas redes.

(Télam)