La compañía de capitales nacionales Petrolera Aconcagua Energía, con operaciones en Mendoza y Río Negro, prevé invertir US$ 61 millones en el período 2022-2025 para alcanzar ese año una producción de 3.000 boed (barriles diarios equivalentes de petróleo), 50% mayor a la que registra en el presente.

La calificadora de riesgos FixScr, filial de la agencia global FitchRatings, precisó que la empresa promedió en lo que va de 2021 una producción de 730 boed, pero en septiembre logró un volumen de 2.091 boed (90% de crudo y 10% de gas), considerando la producción incremental lograda tras la adquisición del yacimiento Chañares Herrado, en la provincia de Mendoza.

A partir de esa performance Fix proyectó una producción de hidrocarburos de la compañía en torno de los 1.600 boed promedio para el ejercicio 2022, un nivel de 2.000 para 2023 y de 3.000 boed en 2025.

Aconcagua posee siete concesiones de explotación petrolera, cuatro en la provincia de Río Negro y tres en Mendoza, con reservas totales equivalentes a 30 años de producción.

El repunte productivo previsto a partir de 2022 se sustentará en la reactivación y potenciación de 29 pozos, y la perforación de uno nuevo, con lo cual se espera un aumento gradual de la participación del gas, que pasaría al 20% de la producción total.

Aconcagua llevó a cabo en octubre su primera exportación de crudo junto con Trafigura y continuó su diversificación en canales de comercialización, con clientes de primera línea como YPF, Pan American Energy, Raizen, Trafigura Argentina y Trafigura Pte Ltd.

Click to enlarge
A fallback.

“La compañía planea seguir abasteciendo el mercado externo e ir gradualmente aumentando su participación, logrando tanto acceso a mejores precios como a divisas”, indicó Fix. (Télam)