El número de solicitudes de beneficios estatales por desempleo en los Estados Unidos cayó fuertemente la semana pasada y se ubicó en el nivel más bajo desde que comenzó la pandemia, informó hoy el Departamento de Trabajo, en Washington.

Los reclamos iniciales en los programas estatales regulares disminuyeron en 193.000 personas hasta totalizar 576.000 solicitudes, en la semana que terminó el 10 de abril.

La disminución en los reclamos muestra que el mercado laboral continúa mejorando a medida que más estadounidenses se vacunan y las empresas ocupan puestos que quedaron vacíos debido a una desaceleración de la actividad relacionada con la pandemia.

A pesar de la disminución de las solicitudes de desempleo, la recuperación del mercado laboral aún tiene un largo camino por recorrer, ya que las solicitudes semanales siguen siendo significativamente más altas que los niveles anteriores a la pandemia.

California, el estado más poblado de la unión, registró una caída de más de 75.000 solicitudes. Ohio, Virginia y Kentucky también registraron bajas de más de la mitad con respecto a la semana anterior.

Los datos han sido volátiles durante la pandemia debido a retrasos, fraude y nuevos programas. Las cifras tienden a ser más turbulentas durante las vacaciones, ya que la Semana Santa se produce a principios de mes y muchas escuelas en las vacaciones de primavera permanecen cerradas.

Los reclamos continuos de beneficios estatales en curso cambiaron poco a 3,73 millones en la semana que terminó el 3 de abril.

Las solicitudes de Asistencia por Desempleo Pandémico para trabajadores autónomos y trabajadores de conciertos totalizaron alrededor de 132.000 la semana pasada.

Los datos revelan que el mercado laboral continúa en un proceso de deshielo a medida que los estados levantan las restricciones sobre los negocios y la actividad se recupera.

En un informe separado, el Departamento de Comercio indicó que las ventas minoristas aumentaron 9,8%, en marzo, el máximo en 10 meses, ya que la reapertura de negocios, el aumento de la contratación y una nueva ronda de controles de estímulo animaron a los compradores.

También la producción industrial se incrementó el mes pasado en un 1,4%, confirmando que la recuperación está en marcha. (Télam)