La gira por Estados Unidos del ministro de Economía, Sergio Massa, tuvo un saldo productivo porque "se encarrilló un diálogo que estaba totalmente quebrado" entre la Argentina y el Fondo Monetario Internacional desde la renuncia de Martín Guzmán, consideró hoy Javier Timerman, financista de Wall Street y fundador de Ad CapSecurities y de Banza.

"Fue un buen viaje porque se encarriló un diálogo que estaba totalmente quebrado con el Fondo y el staff técnico desde el día que renunció (Martín) Guzmán", remarcó Timerman en declaraciones esta mañana a Radio Con Vos.

"Había muy poco diálogo a nivel Guzmán con otros actores importantes de Washington, como los presidentes de las multilaterales, del Banco Mundial, del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), de la Casa Blanca, del Departamento del Tesoro", completó.

En este sentido, el ejecutivo del mercado financiero destacó que "a medida que el diálogo es mejor, se van destrabando cosas", como el crédito del BID, anunciado por el propio Massa la semana pasada.

"Eso fue llevando a que se piense que las metas van a ser acordadas, que va a haber una aprobación del Fondo y del Directorio del Fondo sobre las metas acordadas", puntualizó.

De todas formas, para Timerman hubo "algo que muy importante y que acá pasó más o menos desapercibido, que es que Massa tampoco pidió que se alteren las metas".

"Muchas veces en Argentina tratamos de ver los beneficios de lo que podría llegar a ser, 'Bueno, pero hubo una guerra, cambiame las metas' -dijo hipotéticamente-, y ese tipo de pedidos que crean ciertos conflictos, tampoco traen los beneficios que pensamos que van a traer porque, si bien mejorás algunas variables, perjudicás otras", se explayó.

Con lo cual, ratificó el financista, "fue un viaje productivo", y "el equipo económico que llevó Massa fue sólido y eso también lo respetan desde el punto de vista de los interlocutores".

Sobre ello, Timerman vaticinó que "vamos a ver los beneficios de saber que es un paso más dentro de esta estrategia de ir apagando incendios".

Por último, el financista resaltó la importancia de la serie de reuniones que mantuvo el titular del Palacio de Hacienda.

"Cuando un ministro de Economía va a Washington, se queda una semana y tiene reuniones con la Casa Blanca, con el Departamento de Estado, con empresarios, con funcionarios del Fondo y del Banco Mundial, y después, al final de la gira, tiene una reunión en el Tesoro, eso impactó en el diálogo y en la decisión de la secretaria del Tesoro americano (Janet Yellen) de pasar a hablar y a bendecir lo que está pasando", concluyó. (Télam)