El vicepresidente de Moody’s, Gabriel Torres, señalo que la Argentina el año próximo lograría "zafar" de una devaluación "sin que explote todo" y advirtió sobre el alto endeudamiento del gobierno tanto en pesos como en dólares.

Torres formuló la advertencia, luego de que la calificadora de riesgo decidiera mantener en "C-A", en el escalón 20 dentro de un rango de 21, que evalúan el riesgo crediticio de cada país.

"Nuestro escenario para Argentina en 2023 es que más o menos logra zafar sin que explote todo", dijo Torres, analista senior de la agencia para Argentina.

Torres dijo que una "explosión" es un escenario donde "la inflación pega un salto, desde donde está, que afecte la macroeconomía". "Hoy no estamos viendo ese riesgo pero lo que nos preocupa muchas veces es el riesgo que se pueda refinanciar la deuda", añadió.

Además, agregó que "consideramos que se puede llegar a diciembre de 2023 sin una devaluación, o con una que esté a la altura de la inflación, pero el riesgo de que estemos equivocados es alto".

Dinero

Moody's alertó sobre que el país enfrentará distintos riesgos el próximo año, como el de un posible reperfilamiento de la deuda en pesos debido a los altos vencimientos y el elevado porcentaje de deuda atada a la inflación dentro de este stock.

Torres explicó que "nadie va a querer prestar a tasa fija con inflación alta y ese riesgo es más grande si hay un salto de la inflación con un shock del tipo de cambio, es posible que el Gobierno se vea obligado a tomar alguna decisión de tipo default", dijo Torres.

El economista afirmó que "como la inflación ya está casi en el 100%, una crisis cambiaria repentina podría llevar al Banco Central y a congelar o confiscar los depósitos y ahorros en pesos para limitar las presiones sobre el tipo de cambio".

Torres dijo que una "explosión" es un escenario donde "la inflación pega un salto, desde donde está, que afecte la macroeconomía".

No obstante Torres, aclaró que este es un escenario de "baja probabilidad". Al opinar sobre el stock de la deuda en dólares, Torres opinó que a la Argentina "no le va a quedar otra que reestructurar su deuda en 2024-2025". Agregó que "eso está reflejado en el precio de los bonos y en el alto nivel del riesgo país. La confianza de los inversores es clave, pero habrá que esperar". LMD/AMR NA