La canciller alemana Angela Merkel aseguró hoy que la ayuda financiera que proporciona el Gobierno para mitigar las consecuencias de la pandemia no podrá prolongarse indefinidamente.

En su videomensaje semanal, la canciller subrayó que "el Gobierno, los estados federados y los municipios deben trabajar juntos y de forma constructiva para gestionar la pandemia y sus consecuencias de la mejor manera posible".

El Presupuesto anual de Alemania se debate la próxima semana en el Bundestag (Parlamento), donde la coalición gobernante formada por la Unión Demócrata Cristiana (CDU) de Merkel, su partido hermano bávaro, la Unión Social Cristiana (CSU) y el Partido Socialdemócrata Alemán (SPD), quiere asumir casi 180.000 millones de euros de nueva deuda en 2021.

Merkel defendió el presupuesto y el consiguiente endeudamiento: Desde el comienzo de la pandemia, acotó, el objetivo ha sido movilizar recursos financieros para contrarrestarla.

"Los costos -tanto financieros como sociales- serían aún más altos si muchas empresas se derrumbaran y se perdieran millones de puestos de trabajo", agregó.

Merkel apuntó que el Gobierno podrá movilizar grandes sumas en 2021 gracias a la buena administración financiera de los últimos años.

El presupuesto para 2021 prevé gastos de casi medio billón de euros, recordó la agencia de noticias DPA. (Télam)