La Confederación Nacional de la Industria (CNI) de Brasil resaltó hoy que el Mercosur registró resultados económicos y sociales "significativos" en los últimos años, más allá de la necesidad de avanzar en mejoras dentro del bloque regional.

El anuncio de que Uruguay pretende negociar acuerdos comerciales por fuera del Mercosur genera tensiones y no ayuda al avance del bloque, evaluó hoy la CNI, en el marco de las negociaciones que se realizaron esta semana entre los máximos representantes de los países socios.

“La integración en el Mercosur necesita ajustes y mejoras, pero sigue siendo la que brinda más resultados económicos y sociales para Brasil. A pesar de la necesaria mejora, el bloque ha registrado resultados significativos en los últimos años”, destacó la entidad en un comunicado reproducido por la Agencia Brasil.

Entre los avances recientes que menciona la CNI se encuentran el acuerdo con la Unión Europea y la firma de acuerdos internos entre los países del bloque, como la facilitación del comercio y las compras gubernamentales.

La confederación dijo estar preocupada por las tensiones entre los países del Mercosur en el momento en que el bloque acaba de cumplir 30 años de vigencia.

Para la CNI, la estabilidad económica del Mercosur es fundamental para que los beneficios económicos en la región se vuelvan a sentir, y defendió la realización del libre comercio entre los países del bloque, tanto en bienes y servicios como en compras públicas.

La confederación también pidió que se intensifiquen las negociaciones de acuerdos que permitan un mayor acceso a otros mercados, como Estados Unidos, Reino Unido, Canadá, México, Centroamérica y con la Asociación Europea de Libre Comercio (conformada por Noruega, Suiza, Islandia). y Liechtenstein.

En cuanto a las negociaciones sobre el Arancel Externo Común (AEC) del Mercosur, la CNI valoró que cualquier cambio debe estar precedido de una evaluación de impacto y de consulta con los sectores privados de los cuatro países del bloque.

Al mismo tiempo, la entidad solicitó una agenda para reducir costos en el comercio exterior y la producción en general.

En los últimos meses, el Gobierno brasileño ha estuvo presionando por una reducción del 20% en el AEC, alegando que reformas recientes, como la Seguridad Social y las reformas laborales, redujeron los costos para los empresarios brasileños. Argentina se resiste a la propuesta.

Actualmente, cada miembro del Mercosur tiene autonomía para negociar acuerdos comerciales bilaterales, siempre que no impliquen una reducción del AEC, y cuenten con el consenso de los países del bloque.

(Télam)