La organización internacional Oxfam, que lucha contra el hambre en el mundo, solicitó hoy la implementación de impuestos de emergencia a los ricos para financiar el apoyo a las personas que se enfrentan al aumento los costos de la energía y los alimentos, y puso como ejemplo las recientes iniciativas de la Argentina, en el marco de la cumbre de Davos.

"Argentina adoptó el año pasado un impuesto a la riqueza único para los más ricos como parte de su campaña Covid 19 Plan de Recuperación, y ahora está considerando introducir un impuesto extraordinario sobre las ganancias de energía, así como una contribución única del 20% sobre activos extraterritoriales no declarados para financiar directamente préstamos del FMI", destacó el informe.

El reporte presentado hoy se denomina "Beneficiándose del Dolor", y se hizo en el marco de la cumbre de Davos, que reúne a cerca de 2.500 ejecutivos de empresas y líderes mundiales en la capital suiza, por primera vez desde la irrupción de la pandemia en 2020.

El informe reveló también que por cada nuevo multimillonario creado durante la pandemia, uno cada 30 horas, casi un millón de personas podrían verse empujadas a la pobreza extrema en 2022, casi al mismo ritmo.

Esta organización, creada cuando terminó la Segunda Guerra Mundial, también pidió un impuesto permanente sobre los más ricos, al sostener que "la introducción de impuestos puntuales de solidaridad o de emergencia para los más ricos debe allanar el camino para una solución más fundamental".

Para Oxfram, "la tributación permanente de la riqueza que reequilibra la tributación del capital y el trabajo pueden reducir en gran medida la desigualdad, así como combatir el poder político desproporcionado y las enormes emisiones de carbono de los súper ricos". (Télam)