La segunda edición de la Feria Internacional de Enoturismo (FINE), que se realizará en la ciudad española de Valladolid en junio, busca impulsar el desarrollo del sector, en particular en este contexto de pandemia de coronavirus.

"Acciones de promoción turística internacional del enoturismo han de ser prioritarias en este especial momento, como refuerzo de nuestra marca-país", afirmó Miguel Sanz, director general de Turespaña, coorganizador del encuentro junto a la Feria de Valladolid.

Para Sanz se trata de una "nueva oportunidad para reactivar el turismo, para animar a viajar a España y volver a ser un destino líder, único y más interesante y, sobre todo, seguro y confiable, que contribuirán a fidelizar a los viajeros".

Por su parte, el director general de Feria de Valladolid, Alberto Alonso, explicó que se trata de "un proyecto que tiene una clara vocación internacional y que, desde el principio, apuesta por servir al crecimiento del enoturismo".

"Estamos seguros de que podemos ser un referente mundial y para ello es preciso ser visible en esos mercados", completó.

Del encuentro, que se realizará los días 9 y 10 de junio, participarán bodegas y operadores de turismo de Australia, Canadá, Estados Unidos, Alemania, Italia, Países Bajos, Noruega, Polonia, Portugal, Rusia, Singapur, Suecia, Ucrania, Reino Unido, etc.

Entre las actuaciones contempladas para la próxima edición de FINE, se incluye la divulgación de los contenidos de FINE a través de las Consejerías de Turismo en el exterior.

El objetivo del encuentro es "la internacionalización de la oferta enoturística española, formación de los sectores implicados en la creación y comercialización de experiencias innovadoras de calidad y mejorar el posicionamiento de la marca España en el segmento enoturístico internacional", informaron los organizadores. (Télam)