Diversas organizaciones de varios países del mundo instaron a las naciones del G7 a tomar medidas para apoyar a las economías con problemas de deuda, y en particular pidieron por la eliminación urgente de los sobrecargos que aplica el Fondo Monetario Internacional (FMI), cuando se reúnan a partir del 26 de junio en Alemania.

"Los recargos del FMI son injustos, contraproducentes y una amenaza para una recuperación económica mundial equitativa. Deben ser eliminados inmediatamente", reza la petición que ya firmaron decenas de organizaciones internacionales y de distintos países, de cara a la próxima reunión de presidentes del G7.

Las organizaciones firmantes consideraron los sobrecargos como “tasas opacas y punitivas” que se les imponen a países con altos niveles de deuda con el FMI, y recordaron que han sido ampliamente denunciados por destacados economistas y legisladores como "contraproducentes e injustos".

El presidente Alberto Fernández será el único mandatario latinoamericano que participará en la cumbre del G7 que se realizará el próximo 27 de junio en la región de Baviera, Alemania, en respuesta a una invitación cursada por el canciller de ese país, Olaf Scholz, con quien se reunió días atrás en Berlín.

El llamado Grupo de los Siete reúne a las principales potencias económicas occidentales , Alemania, Francia, Italia, Gran Bretaña, Canadá, Estados Unidos y Japón.

En la carta dirigida al G7, las entidades internacionales expresaron su malestar de que, mientras se sucede esta crisis económica y de deuda sin precedentes, derivada de la pandemia y aumentada por la crisis alimentaria que provoca la guerra en Ucrania, los sobrecargos que aplica el FMI "desvían recursos valiosos que, de otro modo, podrían destinarse para responder a la pandemia de Covid-19, fortalecer la seguridad alimentaria o invertir en la recuperación económica".

Esta crisis amenaza con "arrojar a 1.700 millones de personas -más de una quinta parte de la humanidad- a la pobreza, indigencia y hambre en una escala no vista en décadas", según el secretario general de la ONU, António Guterres.

Desde que comenzó la pandemia, el número de países que pagan sobrecargos aumentó de nueve a 16, y según las proyecciones del FMI, se prevé que ese número aumente a 38 en los próximos tres años.

Algunas entidades firmantes del documento son Arab Watch Coalition, Bretton Woods Project, Center for Economic and Policy Research (CEPR), erlassjahr.de - Entwicklung braucht Entschuldung (Jubilee Germany), European Network on Debt and Development (Eurodad), Red Latinoamericana por Justicia Económica y Social (Latindadd), Institute of Analysis and Advocacy (IAA), y Ukraine Centre for Economic Strategy, Ukraine, entre muchas otras.

Antes de las reuniones de primavera del FMI y el Banco Mundial de este año, más de 150 organizaciones de 65 países pidieron al FMI que "alinee a la institución con su mandato apoyando la eliminación completa de los sobrecargos".

"El FMI se ha negado a responder a esta petición", remarcaron, cuando también el G20 instó al organismo a revisar su política de sobrecargos.

En tanto, entre los apoyos se encuentra el Premio Nobel Joseph Stiglitz, quien sostuvo que los sobrecargos van "exactamente en contra de lo que se supone que (el FMI) debe estar haciendo".

Asimismo, el Experto Independiente de la ONU sobre la deuda externa y derechos humanos, Juan Pablo Bohoslavsky, consideró que los sobrecargos del FMI violan los derechos humanos internacionales y otras leyes internacionales.

Por último, un informe del Grupo de Respuesta a la Crisis Mundial de la ONU sobre Alimentación, Energía y Finanzas recomienda que "los sobrecargos de los tipos de interés del FMI deberían suspenderse durante al menos dos años". (Télam)