El oficialismo de la Cámara de Diputados consiguió hoy las firmas necesarias para emitir dictamen de mayoría en la comisión de Presupuesto y Hacienda al proyecto de ley de reforma del impuesto a las Ganancias para sociedades, con el que se busca aliviar la carga fiscal al 90% de las empresas pequeñas y medianas.

El Frente de Todos, con el acompañamiento del Frente de la Concordia Misionero y del peronismo cordobés -en disidencia parcial- reunió 27 firmas de respaldo a la iniciativa elaborada por el Poder Ejecutivo, con lo que quedó en condiciones de ser debatida por el plenario de la Cámara.

Por el momento la sesión no tiene fecha precisa y desde el oficialismo no descartan que se pueda concretar la próxima semana.

Por el lado de la oposición, los legisladores de Juntos por el Cambio rubricaron un dictamen de rechazo que aglutinó 19 firmas.

En el inicio de la reunión, el oficialista Carlos Heller, presidente de la comisión, destacó que "según un resumen compartido por el Ministerio de Economía, con el nuevo proyecto hay una estimación optimista de los ingresos reales, que alcanzan para compensar el costo por el beneficio concedido en el proyecto de Ganancias para las personas humanas, aprobado recientemente".

"Estamos hablando de un ingreso real de entre 45 y 50 mil millones de pesos, una cifra parecida a lo que se dejara de percibir por el impuesto a las ganancias para las personas. Lo que constituye un esquema virtuoso", agregó.

Heller dijo también que "hay una gran diferencia entre impuestos determinados e impuestos percibidos porque por un lado hay una serie de deducciones por otros impuestos y además están las pérdidas de las empresas en el 2020".

Además, el diputado detalló que se le hicieron dos agregados al texto original, uno que establece "incorporar beneficios relacionados cuestiones de género para favorecer a mujeres, trans y travestis en lo que tiene que ver con la participación de las empresas desde el lugar de síndicos, contadores e integrantes del consejo de administración, entre otros"

También precisó que "las disposiciones de la presente ley no afectarán el porcentaje del 41,5 por ciento dispuesto para que paguen las empresas que explotan juegos de azar en cualquiera de sus modalidades".

Por último, al responder a los diputados de la oposición sobre un presunto incremento en la presión tributaria, Heller dijo que "según un informe de la Cepal (Comisión Económica para América Latina y el Caribe) de octubre de 2020, la de la región es del 23 por ciento, y está por debajo de la de los países de la Ocde (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos), que es del 34 por ciento".

"En Argentina es del 28,8 por ciento, un poquito menos que Uruguay y menos que en Brasil, que es del 33,1", leyó Heller, al tiempo que remarcó que los informes ponen de relieve "la necesidad de combatir la evasión y la elusión tributaria, que es de un 6 por ciento a nivel regional".

Por Juntos por el Cambio, el radical Alejandro Cacace, consideró que "es importante aclarar algunas cosas, ya que el oficialismo busca presentar esta reforma como algo que logra todos los objetivos posibles en cuanto a recaudación y por otro lado dice que nueve de cada diez empresas pagan menos y además dicen que hay alivio fiscal".

"Claramente son el Frente de Todos y por eso dan respuestas para todos, pero eso no es posible porque dicen cosas contradictorias entre sí. No compartimos lo que ustedes dicen, que se bajará la carga tributaria, esto es un aumento de impuestos y no lo vamos a acompaña", agregó.

En tanto, su correligionario Luis Pastori advirtió que "al menos dos tercios de este impuestos va a precios y desalienta la inversión, además de que no contribuye a la creación de nuevos puestos de trabajo. Todos sabemos que en materia fiscal, los efectos no son de un día para otro".

Por el PRO, Luciano Laspina sostuvo que "la reinversión de utilidades es el motor central de la inversión, que es precisamente lo que estamos matando con esta ley. Cuando uno no tiene créditos, tiene que crear un mecanismo de incentivo para que el empresario no se lleve la plata".

A su turno, Jorge Sarghini, de Consenso Federal, aclaró que no firmarían dictamen de minoría, por no integrar la comisión"; al tiempo que anticipó su posición para el debate en el recinto: "No acompañamos este proyecto por razones de orden macro y de micro, fundamentalmente por la combinación de dos indicadores que son los que determinan que no hay más margen para aumentar impuestos en la Argentina".

La iniciativa iba a tener despacho originalmente el jueves pasado, pero ese plazo inicial se postergó con el fin de analizar algunos cambios en el texto, que finalmente se cristalizaron en el dictamen firmado hoy.

El proyecto enviado por el Poder Ejecutivo al Parlamento el 9 de abril modifica el texto original presentado a mediados de marzo, con un nuevo esquema de alícuotas escalonadas compuestas de tres segmentos en función del nivel de ganancia neta imponible acumulada de cada sociedad.

La iniciativa establece un primer escalón de 25% para ganancias netas acumuladas de hasta $5 millones, una alícuota que no sólo abarcará a las pymes sino también a la mayoría de las medianas empresas.

El segundo escalón -de 30%- es para ganancias netas acumuladas de más de $5 millones y hasta $20 millones, y un último segmento de 35% para ganancias netas acumuladas superiores a $20 millones.

Los dividendos distribuidos pagarán en todos los casos la alícuota de 7%, a través del impuesto cedular vigente. (Télam)