Los precios de la soja y el maíz volvieron a subir en el mercado de Chicago, aunque esta vez de manera más moderada, debido a la toma de ganancias por parte de los fondos especulativos.

El contrato de mayo de la oleaginosa subió 0,42% (US$ 2,39) hasta los US$ 565,76 la tonelada, a la vez que el de julio lo hizo por 0,11% (US$ 0,64) para finalizar a US$ 557,03 la tonelada.

Los fundamentos de la suba radicaron en la sostenida demanda internacional ante bajos stocks que reducen la oferta.

Asimismo, el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) informó ventas por 126.000 toneladas durante la jornada.

Sin embargo, las ventas técnicas y la toma de ganancias por parte de los fondos especulativos aminoraron la suba.

Sus subproductos acompañaron la tendencia alcista del poroto, con una mejora del 0,30% (US$ 4,19) en el contrato más próximo a vencimiento del aceite hasta los US$ 1.382,50 la tonelada, mientras que la harina lo hizo por 0,09% (US$ 0,44) para concluir a US$ 465,61 la tonelada.

Por su parte, el maíz ganó 0,76% (US$ 1,97) y se ubicó en US$ 258,06 la tonelada, por bajos suministros y voluminosas ventas diarias de cereal estadounidense por 336.000 tonelada.

No obstante, como sucedió con la soja, los fondos realizaron ventas técnicas y toma de ganancias que morigeraron la suba.

Por último, el trigo cerró sin cambios a US$ 260,97 la tonelada, aunque los contratos a partir de julio cerraron con aumentos, gracias a la debilidad del dólar frente a las principales canastas de monedas y al clima frío en las zonas productoras de Estados Unidos. (Télam)