La mayor parte de las franquicias corresponde al rubro gastronómico, pero el mercado abarca a muchos otros rubros dentro de las 1.500 empresas que componen el sector en la Argentina.

Sin ir más lejos, la presidenta de la Asociación Argentina de Marcas y Franquicias (AMMF), Susana Perrota, proviene de un rubro diferente, como el de la capacitación.

Perrota conoce la actividad desde los dos lados del mostrador: fue franquiciada de la brasileña Fisk en la enseñanza de idiomas, decidió dar el salto a lo digital y lanzó su propia franquicia, Next English Institute, con 30 establecimientos distribuidos en trece provincias y en Paraguay.

Next English no es un caso aislado entre las franquicias dedicadas a la capacitación, si se tiene en cuenta que en la nómina de la AAMF también figuran Eddis, Iciec, Instituto Balcarce, Kumon, Neone, Volta, entre otros

Según estimaciones de la AAMF el universo de empresas franquiciantes en la Argentina está compuesto en un 40% por empresas gastronómicas, un 23% de comercios especializados, 10% Indumentaria, calzado y moda; 6% servicios de capacitación, 7% servicios de estética y salud y 14% de otros servicios.

La Argentina es el país con mayor cantidad de franquicias internacionalizadas en América Latina, con más de cien marcas operando en la actualidad, entre las

dedicadas a la gastronomía (Almacén de Pizzas, Bonafide, Grido, Patagonia) conviven con otros sectores (Mimo & Co, Yagmour, 47 Street, Caro Cuore, María Cher, Arredo, Springwall, Pinturerías Prestigio, Prune, etc).

"En los últimos años pasaron a estar en auge las franquicias relacionadas con carreras técnicas y oficios, así como los mono productos, dedicadas exclusivamente al sushi, las empanadas, las pizzas, etc", indicó Carlos Canudas, director de la AAMF.

De cara al futuro, el directivo proyectó que "lo que está por venir son las franquicias 'figitales', combinación de lo físico y digital, con las bondades de cada uno de los sistemas". (Télam)