La calificadora de riesgo Moody's elevó de negativa a estable la perspectiva de los bancos que integraran el sistema financiero argentino, al explicar que la expectativa es que esas entidades mantendrán una calidad crediticia sostenida en sus actuales fundamentos, aunque con riesgos por el contexto macroeconómico.

“En Argentina, la calidad crediticia de los bancos probablemente permanecerá estable en el horizonte de esta perspectiva, aunque existen riesgos a la baja debido a los desequilibrios macroeconómicos persistentes", dijo Marcelo De Gruttola, vicepresidente de Moody's, al presentar el informe.

Si bien los bancos locales "siguen expuestos a difíciles condiciones operativas, es probable que su calidad crediticia se mantenga estable en los próximos 12 a 18 meses".

En ese sentido, planteó que "el crecimiento crediticio limitado de los bancos en los últimos tres años, junto con al aumento de las reservas para pérdidas crediticias, mitigará parcialmente el impacto de una mayor morosidad en 2021 a medida que finalicen las medidas de alivio financiero y los períodos de gracia".

Para Moody's, el fondeo en moneda local y extranjera de los bancos sigue expuesto a cambios de políticas y fluctuaciones en la confianza del mercado.

En el mismo informe, la calificadora también cambió de perspectiva a estable desde negativa por mejores condiciones operativas a las entidades bancarias en Paraguay y Panamá, la mantuvo en estable para Uruguay y en negativa para Colombia, Centroamérica y el Caribe, lo que "refleja el vínculo entre la calidad crediticia del gobierno y los bancos". (Télam)