Misiones avanza en la aplicación de fertilizantes orgánicos para lograr mayor sustentabilidad en los yerbales, y se trata de un producto líquido orgánico, bioestimulante, que se viene aplicando en distintos lotes de yerba mate, indicaron hoy desde el INYM.

El Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM) explicó a Télam que en el marco de las acciones para lograr “yerbales sustentables”, llevan adelante experiencias de uso de un fertilizante natural, cedido por el Gobierno de Misiones, en distintas chacras de la provincia.

En ese marco, señalaron que la aplicación del “fertilizante orgánico” en las plantaciones de yerba mate, es otra opción para lograr la sustentabilidad del cultivo.

“Se trata de un producto líquido orgánico, bioestimulante, que los productores, con el apoyo de los técnicos del Servicio de Extensión Yerbatero del INYM y del Ministerio del Agro, vienen aplicando en distintos lotes de yerba mate”, explicaron desde la institución yerbatera.

En ese mismo sentido precisaron que “es de uso foliar”, o sea se “pulveriza” sobre las hojas de las plantas en diferentes etapas de brotación de la yerba mate.

“Las aplicaciones de prueba a campo comenzaron hace cinco meses, y tienen como objetivo observar su efectividad durante el ciclo productivo, comparando lotes del cultivo con y sin el fertilizante”, detallaron desde el INYM, para luego remarcar que en las localidades de Alvear y Colonia Alberdi la aplicación del fertilizante foliar “arroja hasta el momento buenos resultados”.

“Zonas donde la sequía del año pasado fue muy pronunciada, pero aún con el retraso de la brotación debido al estrés hídrico por el cual atravesó la planta de yerba mate, se puede notar una diferencia, al menos a la vista en comparación con las parcelas testigo”, explicó el ingeniero agrónomo Pablo Herrera, del Servicio de Extensión Yerbatero del INYM.

Por otra parte, destacó que “cuando la brotación empezó, se podía ver una reacción a la fertilización, ya que una planta tratada con el fertilizante foliar tenía más puntos de brotación que las que no fueron tratadas”.

“Faltaría hacer la comparación de rendimiento a la hora de la cosecha, pero en líneas generales se ve más brotación, en algunos es leve y otros más marcada”, agregó, y adelantó que en las próximas semanas se realizará la cosecha de un yerbal en Yapeyú (Corrientes), en el cual se hizo un trabajo muy importante de recuperación de plantas muy viejas.

“Allí el manejo fue muy difícil para la familia, ya que son productores de agricultura familiar, que se animaron a realizar un manejo racional de la planta, dejando en algunos casos hasta el 50% de hojas, y donde si bien las plantas están reaccionando muy bien al fertilizante, a pesar de la sequía, no queremos adelantarnos a los rendimientos, pero creemos que los resultados van a ser favorables ya que se ven buena reacción a la fertilización”, contó finalmente.

El INYM informó también que se probaron el uso del fertilizante en lotes testigos en las localidades de Montecarlo y en Dos de Mayo, donde también esperan tener buenos resultados.

En localidad de Montecarlo el uso del fertilizante se realizó en el yerbal del productor Tito Buchisnki, en Colonia Itacuruzú.

“Es un cultivo de 25 años aproximadamente. Se delimitó el lote testigo y lote ensayo (0.6has c/u), precisó la ingeniera Silvina Machuca, del Servicio de Extensión Yerbatero del INYM.

(Télam)