El Gobierno mexicano dispuso hoy eximir del pago de aranceles de importación a una serie de alimentos para reducir la inflación y la caída en el consumo, en una medida similar a la adoptada en los últimos días por Brasil.

En un decreto publicado en el Diario Oficial de la Federación, el presidente Andrés López Obrador decidió eximir temporalmente el pago de arancel a la importación a los productos clasificados en 66 fracciones arancelarias que forman parte de la canasta básica e insumos.

Los productos comprendidos son carne de res, cabra, cerdo, aves, atún y sardinas; productos de origen animal, incluida la leche en polvo, la nata y los huevos; papas, tomates, cebolla, ajo, zanahorias y frijoles; en frutas están las naranjas, limones y manzanas; y los granos incluyen trigo, maíz blanco, arroz y harina.

Asimismo, exime temporalmente el pago de arancel a la importación de productos clasificados en seis fracciones arancelarias que forman parte del consumo de las familias mexicanas: animales vivos de las especies bovina, porcina, ovina o caprina, gallos y gallinas.

La norma busca "contrarrestar los efectos sobre los precios derivados de la tendencia inflacionaria", precisa en sus considerandos.

Días atrás, el Gobierno brasileño redujo a cero los aranceles a las importaciones de carne bovina y pollo, maíz, trigo y artículos de panadería, entre otros; y redujo las alícuotas para las compras en el exterior de varillas de acero, ácido sulfúrico y determinado tipos de fungicidas. (Télam)