Más de un millón de personas perdieron su trabajo en Alemania en 2020, más de la mitad pequeños empleos o trabajos de baja remuneración, por la crisis provocada por la pandemia de coronavirus, de acuerdo con fuentes oficiales.

De acuerdo con la respuesta del Gobierno alemán a La Izquierda en el Bundestag (Parlamento), 477.000 empleados que cotizaban a la seguridad social perdieron sus trabajos; y, respecto del empleo de baja remuneración, el coronavirus golpeó durante 2020 con una reducción de 526.000 puestos, consignó la agencia DPA.

Especialmente se vieron afectadas las fuerzas laborales de rubros como la hotelería y la gastronomía, con unos 398.000 empleados entre trabajos regulares y de baja remuneración.

Y, con unos 128.000 empleados fijos despedidos, el sector manufacturero representó otro gran bloque de los afectados, mayormente trabajadores de la industria metalúrgica y electrónica.

Sin embargo, el Gobierno alemán advirtió que este rubro ya se desenvolvía bajo la tendencia de un cambio estructural antes de la pandemia de coronavirus.

También fueron muchas las personas que perdieron sus trabajos en los rubros del arte, el entretenimiento y el ocio; en este caso, fueron afectados 78.000 empleos de baja remuneración.

La portavoz para asuntos del mercado laboral de La Izquierda en el Bundestag, Sabine Zimmermann, acusó al Gobierno alemán de aplicar una "política inadecuada de crisis".

"El instrumento de la jornada reducida es un paraguas protector agujereado", sostuvo, y señaló que especialmente quienes tienen trabajos de baja remuneración no tienen derecho a subsidios por reducción de jornada o de desempleo.

Por lo tanto, La Izquierda llamó a reconvertir estos pequeños empleos de baja remuneración en trabajos que cotizan a la seguridad social.

De acuerdo con las cifras oficiales, en marzo de este año había alrededor de 2,8 millones de personas buscando trabajo en Alemania, con un incremento de 492.000 personas en relación a marzo de 2019. (Télam)