El secretario de Energía, Darío Martínez, afirmó hoy que la puesta en marcha del Plan Gas.Ar permitirá al país defenderse de la crisis energética que se registra en la actualidad a nivel mundial, que está determinando fuertes incrementos en los precios internacionales del gas natural en países de Europa y Asia.

“El Plan Gas.Ar nos defiende de la suba del precio internacional del gas, pero debemos ser muy inteligentes con el camino que transitamos en la transición energética, para no caer en esta megacrisis de un costo de la energía que sería impagable para la gente y ruinoso para la economía nacional", sostuvo el secretario de Energía.

Los precios del gas natural se incrementaron en gran parte del mundo en los últimos meses por un aumento de la demanda vinculada a la recuperación de la actividad económica, sobre todo en Asia, y las dificultades para que la producción recupere un ritmo similar al existente en la prepandemia.

Esta situación está generando en los países de Europa, Asia y en los Estados Unidos que ingresan en el pico de demanda por la llegada de las bajas temperaturas, un impacto en el gas y en los precios de la electricidad que se genera a partir de ese combustible.

Al respecto, Martínez agregó que “el Plan Gas.Ar fue una decisión inteligente que hoy ayuda al país a defenderse de la crisis mundial que está generando la estampida del precio internacional del gas”.

Martínez, en un comunicado, recordó que cuando se lanzó el plan de estímulo con una adjudicación de un bloque de casi 70 millones de m3/día, a un precio de US$ 3,50 para los próximos tres años, se recibieron críticas de quienes indicaban el alto valor reconocido, pero "hoy en el hemisferio Norte el GNL cuesta US$ 26, y esa decisión Inteligente de poner en marcha el Plan Gas.Ar ayuda a defenderse".

Martínez también atribuyó el alza exponencial de los precios del gas en algunos mercados a "los altos costos de los derechos de emisión de CO2" definidos en los países centrales, que entendió "inclinan a la generación eléctrica hacia el gas natural, y esa sobre demanda generalizada, hace ya explotar el precio de una oferta de gas que no responde".

"También hace explotar el costo de la energía eléctrica con subas entre 100% y 300% en solo un año en Europa, Asia y estados Unidos”, destacó Martínez y señaló que “el equilibrio en el precio del gas y de la energía eléctrica, llegará cuando a las generadoras les sea indiferente pagar los derechos de emisión de CO2 o el precio que tenga el gas”.

Martínez además subrayó que “este aumento monumental del costo de la energía, ya presagia para el invierno en esos países cortes a la Industria, problemas de abastecimiento a los hogares, problemas para calefaccionarse, y afectación general a la marcha de la economía".

“Cuando en nuestro país el promedio anual ronda los US$ 60 el MWh, y en este invierno, en agosto, con consumo de Gas Oil, alcanzó los US$ 80 el Mwh, en Europa el precio de la energía está alcanzando los US$ 200 el Mwh, un nivel inalcanzable para Argentina, sin que ello genere una crisis económica, financiera y social de magnitudes desconocidas", analizó.

En ese escenario hipotético, en el país "los subsidios eléctricos que este año terminaran en unos US$ 5.600 MM, se dispararían hasta alcanzar los US$ 18.000 MM, y el costo de la energía a la industria casi se cuadruplicaría, generando quiebras y parálisis de la actividad".

Y si se pretendiera trasladar ese costo al usuario, entendió que "las facturas deberían multiplicarse por siete, consumiéndose gran parte de los ingresos de amplísimos sectores populares. Un verdadero imposible”.

Martínez, además, destacó que “la Argentina debe ser inteligente para transitar la transición energética. Eso significa usar prioritariamente el recurso más limpio y abundante que es el gas natural, y no apurarse a alcanzar metas en tiempos imposibles para las posibilidades financieras como país, para los bolsillos de nuestra gente y para los costos de la energía que requiere la economía para desarrollarse”.

"Significa también usar la transición para desarrollar industria y tecnología nacional de aerogeneradores y paneles solares, potenciar la utilización de motorizaciones a GNC y GNL producido en el país para el trasporte urbano de pasajeros, el de mercaderías por camiones y el fluvial”, concluyó el funcionario.

(Télam)