La titular de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), Mercedes Marcó del Pont, resaltó hoy que la nueva línea de créditos para monotributistas incorpora a "un universo al que es muy difícil llegar".

La línea de créditos por hasta $150.000 a tasa cero anunciada ayer "incorpora a un universo al que es más difícil llegar porque es más heterogéneo y por lo tanto la política de ingresos tenía que ir por ese lado", afirmó Marcó del Pont a Radio con Vos.

"Sabemos que el consumo todavía no se recuperó lo que debería, que hay sectores como la industria y la construcción a los que les está yendo muy bien, pero el consumo sigue medio aletargado, básicamente por lo que está pasando con los ingresos reales", agregó.

Según la funcionaria, "los gobiernos populares en general, y éste en particular, hacen siempre políticas para sostener el empleo y recomponer el ingreso, más en una etapa de la pandemia en que se está progresivamente saliendo en un sendero de crecimiento más sostenido y diversificado".

"Son políticas que están y van a seguir estando, y se va a ir modificando en función de lo que pase con la realidad económica y social", aseguró.

En ese sentido, explicó que así como el año pasado fue el ATP y el IFE, a medida que la economía comenzó a funcionar de manera más dinámica, llegaron el Repro y otras políticas como las becas progresar y la ampliación de la tarjeta alimentaria y la AUH.

En relación a la nueva línea, Marcó del Pont explicó que se trata de "créditos blandos", una "réplica de lo que hicimos el año pasado, que fue muy exitoso".

Las restricciones son las mismas que las del año pasado, ser monotributista puro, es decir no ser jubilado ni tener relación de dependencia, y no tener categoría de riesgo crediticio de tres o mayor, precisó.

Asimismo, aclaró que los bancos están obligados a dar este crédito con garantía del Fogar.

Para la titular de la AFIP, "el universo potencial es de 1,5 millón de monotributistas, el año pasado era parecido y más de medio millón lo sacaron".

Además, destacó que "la mora es baja, en torno al 10%, y no hay conflicto en que se haya sacado el año pasado para volver a sacarlo, pero si hay mora hay que saldarla antes".

Por último, destacó que además de ser un crédito "muy blando", posee otro beneficio: "se deposita en una tarjeta de crédito y sino la tiene el banco se la tiene que dar. El año pasado se emitieron por este programa 250.000 tarjetas", completó. (Télam)