El barril de petróleo cayó hoy en Nueva York después de que el presidente de EEUU, Joseph Biden, acusara a las empresas petroleras de no refinar suficiente crudo y pidiera al Capitolio que suspenda por tres meses el cobro del impuesto sobre los combustibles, con el objetivo de bajar los precios de los consumidores.

El barril de la variedad WTI retrocedió 4,7% y se negoció en 104,40 dólares; mientras que el tipo Brent cayó 4,1% y se pactó en 109,90 dólares, según cifras consignadas en el New York Mercantil Exchange (NYMEX).

Con esta merma, el precio del crudo se encuentra en su nivel más bajo de las últimas seis semanas.

Biden pidió hoy al Congreso que suspenda por tres meses el impuesto federal a los combustibles, mientras trata de sofocar el rápido aumento de los precios al público.

Los analistas consideran que una suspensión podría proporcionar un alivio inmediato, aunque también podría potenciar la demanda, frente a una escasez de oferta, lo cual alimentaría la suba de precios.

Los consumidores están siendo golpeados con precios más altos en todas partes, lo que se ha convertido en una tasa de inflación elevada, un verdadero dolor de cabeza para la administración demócrata ante la proximidad de las elecciones de mitad de período en noviembre.

El impuesto federal es de 18 centavos por galón de nafta regular y 24 centavos por galón de diésel y se aplicaría a los meses de julio, agosto y septiembre, en coincidencia con la temporada de verano.

En las últimas semanas, el precio de venta al público de la nafta se negocia en torno de los 5 dólares por galón, un equivalente a 1,33 dólar por litro

Los problemas de suministro en los países productores, más las sanciones a Rusia, luego de su invasión sobre Ucrania, llevaron los precios de la energía a niveles históricamente altos.

Mañana, la Secretaría de Energía de EE.UU. se reunirá con los ejecutivos de varias de compañías petroleras, como Chevron, y ExxonMobil, entre otros, para tratar de buscar soluciones.

Chevron le respondió ayer a Biden señalándole que tenía que colaborar con las petroleras y no "demonizarlas", ante su creciente campaña de presión, para que produzcan más combustible y bajen los precios.

Los contratos de futuros de gas natural para julio subieron 0,6%, hasta 6,85 dólares por millón de BTU.

Finalmente, el oro cerró sin variantes en 1.839 dólares por onza. (Télam)