La Federación Argentina de la Industria Maderera y Afines (Faima) y el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, analizaron las problemáticas del sector y acordaron líneas de trabajo en una agenda conjunta.

Entre las problemáticas que le plantearon a Kulfas estuvo “la preocupación del sector de la foresto-industria por la alta exportación de rollos (troncos) hacia Asia", lo cual provoca que “la industria no se puede abastecer de materia prima y por ende, hay menos producción”, reveló hoy a Télam el presidente de Faima, Román Queiroz.

Desde la entidad empresaria indicaron que esta situación “pone en riesgo alrededor de 2.000 puestos de trabajo argentinos”.

En este marco, Queiroz informó que fueron convocados a una nueva reunión el 22 de marzo para continuar analizando la problemática.

La cámara empresaria planteó que otra problemática la baja tasa de reforestación que se registra, que “en algunos casos llega al 25% de lo plantado años atrás".

"El financiamiento estatal debe incrementarse fuertemente y llegar rápido al sector”, consideraron.

Por otra parte, Queiroz señaló que solicitaron al ministro “la quita o eliminación de retención que tiene el sector de la madera aserrada por la exportación, 4,5% en algunos productos, y eso le quita competitividad, y a veces, te deja afuera del negocio; (el ministro Kulfas) también se comprometió a trabajar sobre ese tema”.

En su cuenta de Twitter, Kulfas publicó que durante la reunión se dialogó “sobre los instrumentos para financiar el crecimiento del sector y sobre el impacto del Ahora 12 y el Ahora 18 en las ventas”.

Para Queiroz, “la continuidad de políticas como el Ahora 12 para muebles es fundamental porque es lo que le termina dando financiamiento al usuario final”.

El Ministerio informó además sobre “una nueva línea de crédito para grandes inversiones, de $70 millones a 140 millones; una muy buena noticia para el sector porque tiene un año de gracia, una tasa de 24% y siete años para pagar”, destacó el directivo.

A su vez, desde Faima observaron “positivamente la administración inteligente del comercio para posiciones sensibles para la producción de las pymes madereras".

“Creemos importante para el desarrollo del sector del mueble la administración del comercio con una mirada puesta sobre el trabajo argentino; los productos del sector foresto-industrial tienen una muy baja utilización de productos importados lo que los coloca en una posición única para tener un rol central entre los complejos exportadores promocionados”, apuntó el vicepresidente de Faima, Pedro Reyna.

Al mismo tiempo, los empresarios señalaron la necesidad de “seguir apuntalando y poniendo como eje clave de desarrollo la construcción con madera, un vector clave para favorecer el desarrollo de economías regionales postergadas, creando empleo y valor agregado en las regiones y para las regiones”.

Además ponderaron la recuperación de ventas en el segmento de muebles durante la segunda mitad de 2020.

"La industria del mueble es mano de obra intensiva y una demanda fuerte del bien final es clave en el proceso”, comentó Soledad Milajer, secretaria general de Faima. (Télam)