Precipitaciones de variada intensidad cubrieron este fin de semana el área agrícola en forma muy despareja y, tras un moderado descenso de las temperaturas en el sur y el centro, comenzará un lapso caluroso, con los cultivos transitando distintas situaciones por limitaciones en la disponibilidad de agua.

El avance de un importante sistema frontal frío, desplazándose de oeste a noreste, provocó el desarrollo de lluvias y tormentas de variada intensidad sobre toda la

región este fin de semana.

Y los acumulados fueron muy significativos de manera puntual, indicó la Bolsa de Comercio de Rosario .

En tanto, para la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, tras el paso de un frente con precipitaciones de variada intensidad, desde escasas hasta muy abundantes, cubriendo el área agrícola en forma muy despareja, se producirá una entrada de vientos del sur, avanzando sobre el sur y el centro del área agrícola, con riesgo de heladas en las serranías bonaerenses, el oeste de Cuyo y el NOA, pero sin alcanzar el centro-norte de La Argentina y el Paraguay.

Hacia el final de la perspectiva, retornarán los vientos del trópico, dando inicio a un lapso caluroso en la mayor parte del área agrícola.

En este contexto, el maíz entra en su etapa crítica sin lluvias: Ingresando a floración, 20% de los cuadros de la región núcleo se clasifica en condiciones regulares, advirtió la Bolsa de Comercio de Rosario.

En tanto, en el noreste de Buenos Aires las reservas hídricas son muy variadas: en San Antonio de Areco y Pergamino existen zonas con reservas suficientes para lo que resta de diciembre; sin embargo hay otras que hacen falta lluvias para asegurar un buen rinde.

En este sentido, el Instituto de Clima y Agua del INTA (Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria) advirtió que "hay zonas del sudoeste donde comienza a evidenciarse la falta de humedad edáfica y otras del centro y noreste donde hace falta la recarga del perfil para afrontar las siguientes etapas" del cultivo de maíz.

En el caso del trigo santafesino, un reciente relevamiento satelital mostró que el área de cereales de invierno en el departamento General López, Santa Fe, es de 230.236 hectáreas, muy superior a las 150.000 estimadas al inicio de la campaña, que compensa parcialmente la caída de área que sufrieron los departamentos del centro sur de Santa Fe producto de la sequía, pero aún sigue siendo menos hectareaje de trigo que en la campaña pasada.

En una campaña con mucha inestabilidad climática, la región núcleo termina aportando 4,4 millones de toneladas de trigo, cuya trilla avanzó esta semana hasta 93% del área con rindes dispares entre el norte y el sur de la región, y un promedio de 28 qq/ha.

Según el INTA, continúa la cosecha de trigo en gran parte del territorio "con rendimientos buenos a muy buenos, a excepción de algunas zonas del sudoeste"; mientras que "en el sudeste, el cultivo va entrando en etapa de madurez comercial, por lo que se comenzaría a cosechar en las próximas semanas".

"El cultivo de girasol ya se encuentra implantado en casi toda el área con intención de siembra; el estado es bueno, con los lotes más adelantados entrado en etapas reproductivas y comienza a decaer la humedad edáfica en los primeros centímetros del suelo, sin ser esto limitante por el momento", agregó.

Por último, informó el INTA, continúa la labor de siembra de soja, y se indicó que "en las áreas donde el cultivo ya se encuentra implantado, el mismo presenta buen aspecto; sólo en la zona noroeste hay lotes donde la poca humedad del suelo comienza a ser limitante, sin afectar momentáneamente el crecimiento". (Télam)