Los cultivos de trigo del centro y norte de la provincia de Santa Fe respondieron de forma favorable a las lluvias registradas en los últimos días, con lo cual el 93% de los lotes se encuentra en estado de bueno a muy bueno y el restante 7% de bueno a regular, informaron hoy voceros del sector.

El informe semanal que confeccionan el Ministerio de la Producción y la Bolsa de Comercio de Santa Fe indicó que "muy buena reacción experimentaron los trigales, revirtiendo su situación", ya que "se observaron mejoras en todos los indicadores: desarrollo foliar, cambio de coloración, buena cantidad de macollos y estructuras de las plantas".

"Por ello, las expectativas se mantuvieron y se centraron en los potenciales valores de los futuros rendimientos del cereal", añade el texto, que informa además que "hasta la fecha no se detectaron plagas ni enfermedades".

Luego de las lluvias, con el transcurso de los días fue constante y se intensificó el movimiento de equipos y sembradoras en los lotes de girasol y maíz temprano, favorecido por las óptimas condiciones de la cama de siembra.

En el caso del girasol, se reactivó el proceso de implantación a buen ritmo y esta semana alcanzó un avance de 50 puntos respecto de la semana anterior, llegando a un 71% de la intención de siembra estimada, lo que representa unas 77.390 hectáreas.

Los estados vegetativos de los sembradíos de la primera etapa continuaron siendo muy buenos, con la totalidad de los lotes emergidos, sin impedimentos, beneficiados por las precipitaciones.

En cuanto al estado sanitario, hasta el momento no se presentaron plagas ni enfermedades, pero continuó el monitoreo de los predios por posible presencia de orugas cortadoras.

En el caso del maíz temprano, también se avanzó con firmeza, con 48 puntos en comparación con la semana pasada, lo que permitió completar un total de 64.260 hectáreas desde el inicio de la campaña. (Télam)