El número de estadounidenses que buscan beneficios por desempleo cayó por quinta semana consecutiva a 385.000, al tiempo que permanecen unas 15,4 millones de personas recibiendo alguna ayuda del Estado, según informó hoy el Departamento de Trabajo, en Washington.

El número de pedidos semanales de ayuda por desempleo bajó 20.000 solicitudes y generalmente refleja que el ritmo de los despidos, ha disminuido constantemente durante todo el año, aunque sigue siendo alto según los estándares históricos.

En la semana que terminó el 15 de mayo, un total de 15,4 millones de personas estaban recibiendo algún tipo de ayuda por desempleo, incluidos programas federales especiales para ayudar a los desempleados durante la pandemia.

La disminución de las solicitudes refleja un rápido repunte del crecimiento económico y la recuperación constante del mercado laboral de la recesión del coronavirus.

Los empleadores han agregado 1,8 millones de empleos este año, un promedio de más de 450.000 por mes, y se espera que el informe de la situación laboral de mayo que el gobierno difundirá mañana muestre que agregaron más de 650.000 empleos adicionales, según cálculos privados.

Si bien las solicitudes de desempleo siguen siendo elevadas en comparación con los niveles anteriores a la pandemia, la cifra publicada hoy es la más baja desde mediados de marzo de 2020. Texas, Florida y Oregón lideraron los estados con la mayor caída en reclamos la semana pasada.

Al menos 25 estados han anunciando planes para cortar parte de la ayuda federal de emergencia a los desempleados, incluido un beneficio federal extra por semana de 300 dólares, a partir de la próxima semana.

Los críticos argumentan que esta ayuda federal adicional por desempleo, desalienta a algunos de los desempleados a buscar trabajo.

(Télam)