El precio del barril de petróleo subió hoy alrededor de 4% rozando los US$ 45, un precio que no se registraba desde antes de la pandemia, como consecuencia de la aparición de nuevos resultados satisfactorios de posibles vacunas contra el coronavirus.

El barril de la variedad WTI aumentó 4,1% para cerrar en US$ 44,90 mientras que el tipo Brent ganó 3,8% a US$ 47,90, según datos de la agencia Bloomberg, con lo cual los precios volvieron a los niveles registrados el 6 de marzo pasado, previo al inicio de la pandemia del coronavirus.

Los ensayos de las nuevas vacunas de Astra Zeneca-Oxford, sumado a los logros de Pfizer-BioNtech y de Moderna, abrieron una ventana de optimismo entre los operadores del crudo.

El uso de las nuevas vacunas permitirá volver a una actividad económica en expansión, permitiendo los desplazamientos y la vuelta de actividades como el turismo y la hospitalidad.

Sin embargo, los especialistas creen que las vacunas no estarán disponibles hasta el primer trimestre del año próximo y por ahora, continuarán los confinamientos y las restricciones, en especial, cuando se inicie la temporada de las fiestas navideñas.

Para los operadores del mercado de crudo, la evolución está atada al comercio de las vacunas y hasta que se pueda disponer de ellas para su comercialización, habrá que convivir con una demanda mundial débil.

Ahora, la atención está puesta en la próxima cumbre de los países de la OPEP+ del lunes y martes donde los países productores definirán si habrá nuevos recortes o se mantiene el cronograma previsto.

Después de que el colapso de precios de marzo que provocó una guerra de precios entre Arabia Saudita y Rusia, la Organización de Países Exportadores de Petróleo y sus aliados acordaron un nuevo acuerdo sobre recortes récord de producción para respaldar los precios.

En tanto, el oro cotizó nuevamente a la baja con una caída de 1,9% para cerrar en 1.810 dólares la onza. (Télam)