Un conjunto de prestadores PyMEs del servicio de internet plantearon hoy la necesidad de contar con nuevas políticas que ayuden a las empresas que dan servicio en localidades pequeñas y a equilibrar el incremento de los costos con los precios regulados.

"Los pequeños proveedores de internet tienen comprometida su sustentabilidad, junto con los empleos que estos emprendimientos y PyMEs generan en las localidades donde operan", aseguró la Cámara Argentina de Pequeños Proveedores de Internet (Cappi).

Por ello, la entidad "se pone nuevamente a disposición de las autoridades para generar en forma urgente una mesa de diálogo que permita dar una rápida solución a esta situación que no hace más que agravar el ya altísimo nivel de concentración que existe en el mercado de telecomunicaciones en Argentina".

Indicaron que en el 2020 no implementaron aumentos y que en lo que va del 2021, el Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom) autorizó para este grupo de empresas que no superan los 100.000 abonados incrementos por 8% en enero, 7% en febrero y 7% en marzo; y no se definieron aún nuevas adecuaciones de precios.

“Este es el combo explosivo que se combina con costos que no paran de crecer", sostuvo el vicepresidente de la cámara, Rodolfo Bianchi, quien mencionó a la inflación, el tipo de cambio, los costos laborales y el precio de los combustibles entre los factores que desequilibran la ecuación económica.

También señaló que al haber un "consumo mucho mayor del ancho de banda se dispara una mayor erogación en conectividad mayorista".

En ese sentido, el gerente de operaciones de Amecom (proveedor de internet en Villa Gobernador Gálvez, el sur de Rosario, Alvear, y otras localidades santafesinas) Fermín Sodini, cuestionó que la empresa Arsat "vende el mega mayorista más caro que el valor del mega de la Prestación Básica Universal que estamos obligados a vender al usuario final".

Por su parte, Jesús Gil, Director de Netix, ISP de Tunuyán, provincia de Mendoza, dijo que estuvieron "cerca de dos años esperando poder conectarnos a la fibra de Arsat y finalmente desistimos".

“Yo cubro barrios que están a 20 o 30 km del centro de operaciones, barrios chicos, con una torre para 12 clientes, donde somos el único proveedor que llega allí con servicios de internet" indicó Gil. (Télam)