La cosecha de girasol, finalizada la semana pasada, aportará a la economía local ingresos por US$ 1.477 millones, un 43% más que en la campaña anterior a pesar de que el volumen de producción fue el más bajo de los últimos siete años, según un informe elaborado por la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA).

De esta manera, el Producto Bruto Agrícola (PBA) de la oleaginosa se ubicó US$ 441 millones por encima de los US$ 1.036 millones de la campaña 2019/20, gracias a la suba de los precios internacionales del commodity y sus subproductos.

Además, la entidad proyectó un salto en las exportaciones del 17% hasta los US$ 699 millones y una mejora en la recaudación del 36% al alcanzar los US$ 350 millones por este concepto.

Estas suban se dan en un contexto de una caída interanual en la producción del 10% al pasar de 3 millones toneladas en la campaña anterior a 2,7 millones de toneladas en la temporada actual, la peor cosecha de los últimos siete años.

Asimismo, con 1,3 millones de hectáreas implantadas, la oleaginosa cerró la campaña 2020/21 con la menor superficie sembrada en una década.

A esto se suma que el ciclo recientemente finalizado tampoco respondió a las expectativas del sector al principio de los trabajos de siembra,

Según remarcó la BCBA, "la campaña finaliza 400.000 toneladas por debajo al escenario inicial, debido a registros de precipitaciones inferiores a los promedios históricos, fallas de polinización y elevada incidencia de cancro del tallo (Phomopsis helianthi) durante llenado de grano". (Télam)