Los granos culminaron la semana en el mercado de Chiacgo con sus marcadores en negativo, tras una mejora en las condiciones climáticas en Sudamérica y antes las proyecciones de un aumento productivo en los principales países trigueros.

Los contratos de enero y marzo de la oleaginosa cayeron 0,44% (US$ 1,93) hasta los US$ 427,33 y US$ 428,06 la tonelada, respectivamente.

Los fundamentos de la baja radicaron en la recomposición de la humedad en los suelos de las zonas productoras de Sudamércia tras las últimas lluvias acontecidas, lo que mejora las perspectivas productivas en la región, explicó la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR).

Sin embargo, una nueva suba del aceite morigeró la caída, al incrementarse 1,31% (US$ 11,24) hasta los US$ 863,98 la tonelada, alza que se sumó a los más de US$ 26 que saltó ayer.

La harina, en cambio, bajó 1,01% (US$ 4,41) para concluir la jornada a US$ 428,57 la tonelada.

El maíz retrocedió 1,30% (US$ 2,17) y se ubicó en US$ 164,17 la tonelada, luego de que la mejora en el clima en Sudamérica "apaciguara las preocupaciones sobre la producción global".

Asimismo, los operadores observan un enfriamiento en las compras de maíz por parte de China en las últimas semanas.

Por último, el trigo se retrajo 0,91% (US$ 1,93) y se posicionó en US$ 208,15 la tonelada, consecuencia de un ajuste al alza en la producción del cereal en países relevantes.

Esta semana, se elevó la estimación para Australia y para Canadá, mientras que las noticias sobre la intención de Rusia (el principal exportador mundial) de elevar su cuota para exportación también ejercieron presión sobre los precios. (Télam)