Los granos cerraron a la baja en el mercado de Chicago, por el accionar vendedor de los fondos de inversión, y las mejoras climáticas beneficiosas para los cereales en Norteamérica.

El contrato de mayo de la oleaginosa cayó 1,37% (US$ 8,45) hasta los US$ 608,29 la tonelada, a la vez que el julio lo hizo por 1,51% (US$ 9,19) para ubicarse en US$ 595,98 la tonelada.

Los fundamentos de la baja radicaron en numerosas ventas técnicas de contratos por parte de los fondos especulativos y también, en un aceleramiento de los trabajos de siembra en Estados Unidos.

Esta toma de ganancias también afectó a la harina, que retrocedió 0,81% (US$ 3,86) a US$ 466,71 la tonelada.

Por su parte, el aceite subió en su contrato más corto 2,19% (US$ 41,89) para cerrar a US$ 1.948,85 la tonelada, mientras que las posiciones más alejadas finalizaron la jornada con pérdidas en torno a los US$ 20 por tonelada.

Respecto a los cereales, el maíz se retrajo 1,43% (US$ 4,53) y se posicionó en US$ 311,89 la tonelada, debido a la expectativa de que el ritmo de siembra en Estados Unidos "mejore sustancialmente en la próxima semana, ya que los pronósticos climáticos esperan condiciones más secas y temperaturas más cálidas en un contexto de mejor humedad de suelos", indicó la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR).

En cuanto al trigo, su contrato de referencia subió 0,09% (US$ 0,37) y se ubicó al cierre de la sesión a US$ 403,08 la tonelada, por la persistencia de la preocupación por la humedad de suelos de las planicies norteamericana, lo que propició la peor condición de cultivo en más de 30 años para dicha zona. (Télam)