La siembra de soja alcanzó a 12% de las 16,7 millones de hectáreas proyectadas para la campaña 2022/23 y mantiene una demora interanual de 16,7 puntos porcentuales, informó hoy la Bolsa de Cereales en su Panorama Agrícola Semanal.

Las lluvias de los últimos siete días mejoraron la oferta hídrica superficial pero la distribución y los acumulados fueron heterogéneos y amplias regiones sobre el centro del área agrícola dependen de nuevas precipitaciones en el corto plazo, advirtió la entidad.

Al igual que en la soja, las lluvias mejoraron la humedad para la siembra de maíz con destino a grano comercial, concentrada en la incorporación de los últimos planteos tempranos en las provincias de Buenos Aires y La Pampa.

Tras un progreso intersemanal de apenas 0,2 puntos porcentuales, el avance en las labores ya se ubica en 23,6% de la proyección de siembra de la entidad para la campaña 2022/23 de 7,3 millones de hectáreas.

Esta superficie representa en números absolutos, 400 mil hectáreas menos que las implantadas la campaña previa, aclaró el trabajo.

En el caso del girasol, el avance de siembra se ubica en 86,6% de las dos millones de hectáreas proyectadas para la campaña 2022/23 y se mantiene una demora interanual en las labores, pero apenas de 2,5 puntos porcentuales.

Los mayores progresos fueron relevados en las zonas Sudeste de Buenos Aires y Sudoeste de Buenos Aires-Sur de La Pampa.

En tanto, ya se ha recolectado 10% de la superficie apta de trigo, con una demora interanual de 7,6 puntos porcentuales.

Los mayores progresos se reportan sobre el norte del área agrícola donde los rendimientos recolectados se ubicaron por debajo a los inicialmente esperados, afectados por la falta de humedad y las heladas tardías.

Sobre el centro, lluvias registradas frenan el deterioro de las siembras tempranas, sin embargo, no se esperan cambios sobre los rendimientos esperados y la entidad mantiene su proyección de producción de 12,4 millones de toneladas.

Por otra parte, las heladas tardías sobre los núcleos cebaderos del sur de Buenos Aires y La Pampa generaron mermas adicionales a las esperadas.

Las regiones más afectadas por la falta de humedad y las heladas tardías se concentran sobre ambos núcleos, el Norte de La Pampa-Oeste de Buenos Aires y el sudeste bonaerense.

Bajo este escenario, la Bolsa de Cereales redujo su proyección de producción a cuatro millones de toneladas. (Télam)