Una canadiense arrestada en China por razones administrativas -un caso que oficialmente no está relacionado con la disputa en curso entre Pekín y Ottawa- fue liberada, dijeron autoridades de Canadá el viernes. El Ministerio de Relaciones Exteriores de Canadá "confirma que una ciudadana canadiense que fue detenida en China en diciembre, fue liberada y ahora ha regresado a Canadá", dijo el portavoz Richard Walker, sin proporcionar más detalles. La detención de Sarah McIver, una maestra acusada de trabajar ilegalmente en China, se anunció poco después de la de otros dos ciudadanos canadienses el exdiplomático Michael Kovrig, empleado del International Crisis Group (ICG), y Michael Spavor, consultor en Corea del Norte. Los dos hombres fueron detenidos el 10 de diciembre bajo sospecha de "daño a la seguridad nacional", una frase que a menudo se usa en Pekín cuando se acusa de espionaje. Pero muchos analistas creen que fue una represalia tras el arresto, a principios de diciembre en Vancouver, de la directora financiero del gigante de las telecomunicaciones Huawei, Meng Wanzhou. Ottawa ha dicho repetidamente que el arresto de Meng no fue político, sino parte de un proceso judicial de acuerdo con un tratado de extradición con Washington. AFP/NA (Noticias Argentinas)