El precio del petróleo subió levemente hoy en Nueva York, en una sesión de gran volatilidad, marcada por la escasez de suministros a nivel mundial que superaron los temores por un nuevo recrudecimiento de los casos de Covid-19 en Pekín y en vísperas de la reunión de la Reserva Federal (FED) donde decidirá una suba en las tasas de interés.

El barril de la variedad WTI avanzó 0,2% para cerrar en 120,90 dólares; mientras que el tipo Brent ganó 0,1% y se pactó en 122,10 dólares, según cifras suministradas por el New York Mercantil Exchange (NYMEX).

Los operadores consignaron que "la oferta sigue siendo escasa, con la OPEP y sus aliados sin alcanzar los compromisos de producción asumidos en la última reunión, debido a la falta de capacidad operativa en varios países y por las sanciones a Rusia.

El mercado había comenzado la jornada con tendencia declinante luego de conocerse nuevas restricciones y confinamientos dispuestos en Pekín y en Shanghái, tras los nuevos casos de coronavirus.

Al mismo tiempo, los datos de inflación y las preocupaciones en torno de la reunión de la FED que comienza mañana en Washington tensaron las operaciones.

Los inversores entienden que el organismo monetario aumentará la tasa de referencia lo cual hará que la actividad económica se resienta. Sin embargo, la duda que ronda el mercado es en qué proporción será ese incremento y cuanto puede impactar en la temporada estival, la cual tiene mayor movimiento y desplazamientos en el año.

Los expertos señalan que el mercado de energía sigue desequilibrado, y más teniendo en cuenta que la producción en Libia se está viendo interrumpida en casi un millón de barriles diarios por la crisis política en el país.

Desde el comienzo del año, los precios del crudo han crecido por encima del 60%.

En tanto, en los Estados Unidos está creciendo la producción de hidrocarburos no convencionales lo cual está compensando en parte la demanda de las refinerías. La Agencia de Informaciones de Energía (EIA) estimó hoy que "la producción de shale oil aumentaría en unos 5 millones de barriles diarios y llegaría a casi 9 millones de barriles diarios, durante julio, el nivel más alto desde que se iniciara la pandemia.

En los estados del noroeste del país como Dakota del Norte y Montana y en el sur en Texas, la EIA proyectó que la producción rozaría 1,2 millones de barriles diarios, en cada uno de ellos, el mes próximo.

Por su parte, los contratos de futuros de gas natural para julio bajaron 2% y se negociaron en 8,70 dólares por millón de BTU.

Finalmente, el oro registró también una marcada baja de 2,8% y se pactó en 1.822 dólares por onza. (Télam)