La venta de combustibles cedió en 0,9% en abril respecto de marzo, con mayor incidencia en las naftas que en el gasoil, pero aún se encuentra 11,8% por debajo del nivel prepandemia, informó hoy Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos y Afines (Cecha).

"En abril, las ventas de combustibles mostraron una caída del 0,9%, que se vio atenuado por el momento estable del gasoil (0,4%) pero se sintió con mayor fuerza en las naftas (1,2%), producto del comienzo de las medidas de aislamiento", informó Cecha , en base a datos de la Secretaría de Energía.

Más allá del registro de abril, que tuvo una suave variación intermensual, los directivos advirtieron la estacionalidad que alcanzó la venta de combustibles en el primer cuatrimestre del año.

Después de la fuerte baja que se verificó al comienzo del aislamiento dispuesto en marzo y abril del año pasado, en mayo comenzó un proceso de recuperación que se frenó a comienzos de este año.

"Los datos muestran una caída sostenida desde el pico en la recuperación que se vio en el mes de diciembre y que había ilusionado con un mejor panorama para el sector. Entre el último mes del 2020 y abril del 2021, las naftas cayeron 7,1%. El gasoil, empujado por la cosecha del campo y el transporte de pasajeros y productos, se mantuvo estancado aunque con una ligera caída del 0,9%. Combinado, el volumen de los combustibles cayó un 3,8%", advirtieron.

Gabriel Bornoroni, presidente de Cecha, subrayó que estos valores reflejan "apenas una parte del comienzo de las medidas de aislamiento dictadas por el gobierno, que comenzaron a finales de abril y se extendieron por todo mayo, por lo que la caída de este mes puede ser mucho más profunda".

Durante la presentación del informe, Bornoroni destacó que "las naftas se encuentran un 18,7% por debajo de febrero 2020, el último mes donde no hubo restricciones por Covid-19. En el caso del gasoil la caída es del 5,2% y en conjunto, ambos combustibles se encuentran 11,8% por debajo de los niveles de hace 14 meses".

Otro dato que arroja el estudio es cómo han variado las caídas en los volúmenes de venta en todo el país. El caso más fuerte es la provincia de Formosa, donde en abril de 2021 se vendió 30,2% menos combustible que en febrero 2020. Le siguen la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (-22,9%), La Rioja (-21,3%) y la provincia de Buenos Aires (-17,9%). Del otro lado, apenas un puñado de provincias pudieron recuperar los valores anteriores a la pandemia, con Tierra del Fuego a la cabeza (+23,4%), Misiones (3,9%) y Jujuy (3,5%).

"Los números siguen mostrando que atravesamos una situación de estancamiento. Nuestra preocupación ahora pasa por mayo, donde esperamos una caída más pronunciada. Nuestro sector está atado a la circulación, si se reduce nos impacta. Necesitamos que esto se tenga en cuenta, sin un salvavidas no llegamos al final de la pandemia", destacó Bornoroni.

En este sentido desde la entidad alertaron que pidieron a la AFIP y al ministerio de Trabajo una extensión del plazo por al menos unas 72 horas para presentarse al beneficio que otorga el Repro II. "El sector aguarda la respuesta", señalaron.

Según indicó 10 de cada 8 estaciones de servicio hoy tienen dificultades para pagar los salarios y por eso necesitan ingresar al Repro II.

Como aspecto positivo Bornoroni resaltó que la disposición oficial de no modificar los impuestos a los combustibles hasta el 1 de diciembre augura que los mismos no subirían al menos hasta esa fecha. Asimismo el directivo señaló que a su entender el precio de las naftas hoy "es competitivo". (Télam)