El ingenio Ledesma, ubicado en la localidad jujeña de Libertador General San Martín, iniciará su zafra el 27 de mayo próximo y proyecta alcanzar volúmenes similares a la molienda del año pasado: 3,6 millones de toneladas entre caña propia y las que proveen productores cañeros independientes.

"Este año va a ser parecido al anterior en cuanto a molienda total", dijo hoy a Télam el gerente de Campo de Ledesma, Fernando del Pino.

Según el directivo, "vamos a tener un poco menos de caña a molienda que el año pasado por hectárea, pero como incorporamos áreas adicionales, vamos a estar muy parecidos".

La producción de caña sintió el impacto de una primavera muy seca, que fue contrarrestado con un verano muy lluvioso.

"Tuvimos buenas lluvias en enero, febrero y en marzo, 40 milímetros por encima del histórico para ese mes en toda la zona nuestra", indicó Del Pino y aclaró que "cuando hay mucha humedad en el suelo, la caña tiende a seguir creciendo y no madura".

Con respecto al rendimiento por hectárea, "este año esperamos tener un año más normal después que el año pasado fuera extraordinaria la cantidad de azúcar que tuvo la caña".

En 2020 el rendimiento fue un 9% superior al ciclo previo, por las mejoras realizadas en los sistemas de plantación y por mecanizar el sistema, para alcanzar una producción de azúcar física de 342.000 toneladas.

Con vistas a la próxima zafra la empresa viene realizando los preparativos necesarios con respecto a los equipos de trabajo y al personal para el campo y la fábrica.

Las demoras en la entrega de algunos materiales y repuestos retrasaron esos preparativos, pero se fueron solucionando y hoy todos los dispositivos están listos para arrancar la cosecha.

"Todo los años se hace un buen receso, es decir se alistan las máquinas cosechadores de campo, los tractores y los equipos de transporte de caña", explicó del Pino.

El parque de máquinas creció este año con siete cosechadoras nuevas, y además, en el marco del plan de renovación, Ledesma compró motoniveladoras, cargadoras frontales y retropalas, lo que, remarcó el directivo, significó "una inversión importante que continuará en los próximos cinco años, para lograr más eficiencia en las tareas que hacemos". (Télam)