La industria de bebidas sin alcohol registró en 2020 una caída en sus volúmenes de ventas de 7,7% en comparación al año anterior, aunque se advirtió en el último trimestre un leve cambio de tendencia con un alza del 1,3% interanual.

Así lo informó hoy la Cámara Argentina de la Industria de Bebidas Sin Alcohol (Cadibsa) que a la caída de 7,7% del año pasado si se tiene en cuenta la baja del 15% en las ventas registrada en 2019, en los últimos dos años se completa una caída acumulada de 21,6%.

En la reseña de 2020 para este sector, la Cámara precisó que durante el primer trimestre el volumen de ventas en comparación al mismo período del año anterior cayó 3.2%.

Durante el segundo trimestre la industria de bebidas sin alcohol registró un desplome en sus volúmenes de ventas de casi 24%, explicado por el aislamiento según Cadibsa.

El tercer trimestre continuó con una baja de 9,4% comparado con 2019, mientras que el cuarto trimestre cerró con un incremento del 1,3%, marcando un leve cambio de tendencia.

"El consumo per cápita de bebidas sin alcohol viene en franco declive en los últimos años como resultado de la combinación de distintos factores", indicó la entidad.

Entre las razones la cámara apuntó principalmente a la disminución en el poder adquisitivo de los consumidores, y al impacto de la carga impositiva del sector de bebidas (49%) que termina afectando al precio de venta.

"Con relación a ello, esta carga impositiva - la más alta del sector en América Latina - contribuye a incrementar la informalidad del sector, que se ve reflejada en el crecimiento y proliferación de segundas marcas. Estas marcas se comercializan a precios sensiblemente inferiores, debido a ciertos grados de informalidad con el que operan a lo largo de su cadena de valor", explicó.

Además la entidad subrayó que "la industria de bebidas sin alcohol es un eslabón fundamental en el desarrollo económico de Argentina y específicamente en el fortalecimiento de las economías regionales".

"Su cadena de valor tiene como primer eslabón a los productores agropecuarios de 12 provincias, e incluye cientos de proveedores de insumos y miles de puntos de venta como supermercados, almacenes, pequeños autoservicios y kioscos, los que actualmente constituyen el principal canal de ventas del sector", concluyó. (Télam)