Las lluvias registradas durante las últimas semanas en zonas productivas de Entre Ríos "han sido muy pobres" y para evitar un mayor daño en los cultivos sería necesario que en los próximos quince días caigan "al menos cien milímetros" de agua para revertir el cuadro de sequía existente, advirtió hoy un informe de la Bolsa de Cereales local.

A través de su sistema de información (Siber), la entidad consideró que "no hay indicadores positivos" para "aspirar a un diciembre" con mejores resultados.

Asimismo, el organismo remarcó que la situación "es más extensa que los límites" de Entre Ríos, con "un panorama muy difícil" para también Santa Fe y Córdoba, región donde la demanda de lluvias "sigue siendo muy elevada".

En este período del año "muy sensible a la presencia de La Niña", es una situación donde "solo puede aspirarse a mejoras parciales y temporarias", agregó.

Si bien en el norte de los departamentos de La Paz y Federal "ha llovido mejor", las reservas "apenas se acomodan en el borde" de la categoría escasa, algo similar a lo que sucede en las áreas agrícolas del sur.

La Bolsa entrerriana detalló que para lograr "una mejora distintiva" deberá caer "al menos cien milímetros durante las próximas dos semanas".

Por otro lado, el comportamiento pluvial de la provincia "continúa siendo decepcionante", con dispersión de las precipitaciones por todo el territorio que perdieron eficiencia y "quedó lejos de siquiera resultar un alivio".

El escenario "seguirá siendo inestable" y si bien durante noviembre no "se puede remontar los números como para alcanzar la estadística que corresponde, al menos se lograrán algunas mejoras parciales, tan necesarias", concluyó el organismo. (Télam)