Las principales bolsas internacionales registraban hoy una tendencia negativa en sus activos más destacados, mientras que el petróleo operaba con bajas.

Pese a una positiva temporada de balances empresariales y la publicación de datos optimistas de consumo en los Estados Unidos, existe temor entre los inversores por la inflación mundial, la política de tasas de interés de los bancos centrales y la ralentización en el crecimiento de países como China.

A esto se le suman los escollos de las cadenas de suministro a nivel mundial.

De acuerdo con un informe de hoy de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (Unctad), la recuperación de la economía mundial "se ve amenazada por los elevados precios de los fletes".

De mantenerse el actual aumento de los fletes de los contenedores, "podrían incrementarse los niveles de precios de las importaciones mundiales en un 11% y los niveles de precios al consumidor en un 1,5% de aquí al 2023", señala la Unctad.

Los principales índices de la región Asia-Pacífico cerraron con valores negativos en su mayoría, según la agencia Bloomberg.

Click to enlarge
A fallback.

Anotaron caídas el índice japonés Nikkei con una baja de 0,30%, Hong Kong (Hang Seng) 1,29%, Corea del Sur (Kospi), 0,51%, y los índices chinos de Shanghai y Shenzhen con 0,47% y 0,65% respectivamente.

La excepción fue Taiwán (Taiex) que registró un alza de 0,44%.

Se destacan las fuertes caídas que registraron las tecnológicas chinas en Hong Kong, incluyendo a Alibaba, Baidu y Tencent con rojos que alcanzaron hasta 7,84%.

En China, el endeudado gigante inmobiliario Evergrande decidió hoy desprenderse del 18% de acciones que poseía en la tecnológica HengTen Network.

No obstante, la calificadora S&P Global Ratings, consideró que "es muy posible" que la empresa caiga en default.

"La firma perdió la capacidad de vender nuevos inmuebles, lo cual implica que su principal modelo de negocio efectivamente ya no existe", indicó Standard & Poor's.

Por su parte, las principales bolsas europeas operaban en negativo: retrocedían Londres (FTSE100) 0,29%, París (CAC40) 0,11%, Francfort (DAX) 0,12%, Milán (Ftsemib) 0,48% y Madrid (IBEX35) 1,01%.

Los mercados del continente se muestran afectados tras confirmarse, en la jornada de ayer, una inflación de 4,1% para la Eurozona en octubre, más del doble de la meta del 2% anual del Banco Central Europeo (BCE).

En los países de la Unión Europea, la escasez global de semiconductores provocó que la venta de autos registrara un mínimo récord para un mes de octubre de solamente 665.001 unidades, el cuarto mes consecutivo a la baja.

En tanto, las bolsas de Nueva York registraban altibajos: el principal índice, el Dow Jones Industriales, caía 0,59% hasta 35.720,21 puntos; mientras que el selectivo S&P 500 avanzaba 0,09% y el tecnológico Nasdaq se contraía 0,17%.

Se destaca el alza del 10% de la productora de chips de procesamiento gráfico, Nvidia, tras un balance que mostró incrementos en sus ventas de hasta el 55%.

En tanto, la Bolsa de San Pablo operaba con una caída de 0,36% y se ubicaba su principal índice, el Bovespa, en 102.581,60 puntos.

De relevancia para la Argentina, los futuros de granos se negociaban en la apertura del Mercado de Chicago con valores positivos: la soja avanzaba US$ 2,85 para situarse en US$ 472,06 para los contratos con entrega en enero.

Por su parte, para las entregas en diciembre, el maíz y el trigo aumentaban US$ 2,46 y US$ 6,89 hasta US$ 228,93 y US$ 309,01 respetivamente.

Por otro lado, el petróleo operaba hoy con leves subas luego de comenzar la jornada cayendo frente a la posibilidad de que países como China, Japón y los Estados Unidos comiencen a liberar sus reservas de crudo con el objetivo de bajar los precios al consumidor.

El crudo West Texas Intermediate (WTI), que cotiza en el mercado a futuro de Nueva York (Nymex), se incrementaba en 0,06% y se comercializaba a US$ 78,41 el barril en los contratos con entrega en diciembre.

En tanto el Brent, que opera en el mercado electrónico de Londres (ICE), se negociaba a US$ 80,57 y se valorizaba 0,36% para la entrega en enero.

Por último, el bono a 30 años de EEUU mostraba un rendimiento de 1,96%, mientras el título a 10 años rendía 1,58% anual y el mismo activo a dos años contabilizaba una renta de 0,50%. (Télam)