El presidente Alberto Fernández, el ministro de Agricultura, Julián Domínguez y representantes del sector vitivinícola anunciaron hoy en Casa de Gobierno la puesta en marcha del Proyecto de Desarrollo Sostenible de la Cadena Vitivinícola II (Proviar II), con financiamiento del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) por U$S40 millones, en un acto en el que se distinguió a ocho bodegas argentinas premiadas internacionalmente.

"La industria vitivinícola es muy importante porque ayuda a las regiones a desarrollarse en un momento que tenemos que poner todo en marcha después de todo lo que sufrimos con la pandemia", sostuvo Fernández.

En un acto en el Salón de los Pueblos Originarios de la Casa Rosada, el Presidente consideró además como muy importante que ocho bodegas argentinas hayan sido premiadas entre las 100 mejores del mundo en el concurso "The World"s Best Vineyard 2021" porque "esto es un trabajo de años y el vino es un producto genuinamente nacional".

Fernández invitó a pensar en las dificultades de desarrollo que tiene la zona andina, elogió "la nobleza de un producto que exige un trabajo de años" y elogió a los industriales que aportan a una de "las inversiones de más largo plazo".

En tanto, Domínguez destacó que "la producción vitivinícola argentina es y ha sido una de las actividades agroindustriales de mayor relevancia en nuestro país. Entendemos y estamos comprometidos con el valor estratégico de esta economía regional".

Domínguez señaló además que "el mundo es nuestro escenario" y llamó a dar "pelea por ganar aún más mercados y duplicar la presencia donde ya está" el vino argentino, declarado bebida nacional durante el Gobierno de Néstor Kirchner.

Click to enlarge
A fallback.

A su vez, el titular del Consejo Económico y Social y secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Beliz, destacó que la puesta en marcha del Proyecto de Desarrollo Sostenible de la Cadena Vitivinícola II, dispuesta por Fernández durante la fiesta de la vendimia celebrada este año en Mendoza, "conlleva el trabajo conjunto de todos los sectores de la vitivinicultura, trabajadores, empresarios y la sociedad civil".

Los recursos para inversiones tendientes a mejorar la sostenibilidad de todo el sector serán otorgados por el BID como aportes no reembolsables para inversiones en la producción primaria y en establecimientos de 11 provincias y ejecutados por la Corporación Vitivinícola Argentina (Coviar).

Para el presidente de la Coviar, José Alberto Zuccardi -señalado por el presidente Fernández como "el Messi del Vino"-, "el impulso a Proviar II es muy importante para la vitivinicultura argentina porque significa que vamos a tener recursos para que productores más pequeños puedan sumar aspectos vinculados a la sostenibilidad, que son los objetivos ya trazados en el Plan Estratégico Vitivinícola".

El Proviar II es el resultado de una etapa de análisis y reformulación que se llevó a cabo desde la Coviar a partir de 2015, tomando como base los resultados obtenidos en la primera edición del programa, que entre 2009 y 2014, benefició a más de 3.400 pequeños productores de todo el país, reveló la entidad.

Al monto destinado por el BID al programa, unos U$S40 millones para un período de ejecución estimado de cinco años, se sumará un porcentaje de contraparte en torno a 60% a cargo del productor o establecimiento del sector vitivinícola beneficiado.

"Para el BID es un honor estar aquí en esto que será una continuación del esfuerzo que hizo el banco con el exitoso Proviar I, pero esta vez con un componente social, económico, del enoturismo y la exportación para la vitivinicultura argentina", destacó José Agustín Aguerre, representante del BID en Argentina.

Proviar II tendrá impacto directo en 11 provincias vitivinícolas: Mendoza, San Juan, La Rioja, Salta, Catamarca, Rio Negro, Neuquén, Tucumán, Córdoba, Jujuy y Chubut; y podrán participar productores primarios y establecimientos industriales de todas las regiones.

Durante el acto que se desarrolló en el Salón de los Pueblos Originarios, fueron distinguidas las bodegas que resultaron premiadas en el concurso "The World"s Best Vineyard 2021", en el que la empresa argentina de la familia Zuccardi fue elegida como la mejor Bodega y Viñedo del Mundo; Catena Zapata, en el 7° lugar; Trapiche, en el 18; El Enemigo Wines, en el 24; Colomé, en el 35, y Superuco, en el 42.

Para el presidente del Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV), Martin Hinojosa, "este reconocimiento habla de lo bien que estamos haciendo las cosas y cómo estamos trabajando en conjunto entre el sector privado y el sector público a través de los años".

Según información oficial, en la Argentina hay más de 1.237 bodegas registradas, 133 fábricas de espumoso, más de 1.600, elaboradores de vino casero y artesanal y 184 secaderos de uva; la superficie cultivada con viñedos alcanza a 215.169 hectáreas en 18 provincias, con 23.782 viñedos en producción, y más de más 16.484 productores, en un sector que genera de forma directa 146.00 puestos de trabajo y más de 240.000 indirectos.

El 75% de la producción vitivinícola, que el año pasado superó los 15 millones de hectolitros, se comercializa en el mercado interno y 25% se destina al mercado externo; con exportaciones por más de US$ 1.000 millones en valor FOB entre vino (80%), mosto (14%), uva, pasas de uva y uva en fresco (6%) en 2020, 26,4% más que en 2019.

Las exportaciones de vinos fraccionados se destinaron a más de 125 países, vino a granel a 38 países y mostos a 36 países, volumen que en el ranking mundial de países exportadores ubican a la Argentina en el octavo lugar de vinos fraccionados, sexto en vinos a granel y primer exportador y productor de mosto concentrado blanco. (Télam)