La secretaria de Comercio Exterior, Marisa Bircher, afirmó hoy que la Argentina, pasará "a tener acuerdos de libre comercio con el 30% del PBI mundial, con el desafío de vender nuestros productos y servicios a más de 500 millones de ciudadanos europeos", una vez en marcha el acuerdo comercial entre el Mercosur y la Unión Europea (UE).

"Cuatro años atrás, la Argentina tenía acuerdos de libre comercio con el 9% del PBI mundial y ahora pasa a tener acuerdos con más del 30% del PBI mundial. Representará más inversiones, más comercio e impulsará la generación de empleo", señaló Bircher a Télam.

Marisa Bircher

"El acuerdo entre el Mercosur y la UE es un hito histórico para el desarrollo de nuestro país. Representa un paso fundamental en nuestro objetivo de dinamizar la agenda de relacionamiento externo y profundizar la integración del Mercosur con el mundo", indicó la funcionaria, que trabaja bajo la órbita del Ministerio de Producción y Trabajo.

Un documento elaborado conjuntamente por la Cancillería, el Ministerio de Producción y Trabajo y la Secretaría de Comercio Exterior destaca que el acuerdo "promueve el intercambio comercial entre ambos bloques al eliminar los aranceles para el 93% de las exportaciones del Mercosur y otorgar un trato preferencial para el restante 7%".

En el capítulo agropecuario, la UE liberaliza el 99% de las importaciones agrícolas del Mercosur: para el 81,7% eliminará los aranceles de importación y para 17,7% restante ofrecerá cuotas o preferencias fijas, excluyéndose apenas poco más de 100 productos.

En cuanto a los bienes industriales, la UE liberaliza cerca del 100% de su comercio, en tanto el Mercosur lo hace en un 90%. En este rubro, la UE libera inmediatamente aranceles para el 80% de las exportaciones del Mercosur. Por su parte, el bloque sudamericano obtiene plazos amplios de hasta 15 años para liberalizar sectores sensibles en forma gradual.

"El acuerdo contempla beneficios específicos para las PyMEs que impulsan su presencia activa en el comercio birregional y mundial: a través de programas que facilitan su integración en cadenas globales de valor, asistencia técnica, participación en compras gubernamentales, joint ventures, partnerships, bussines networks, transferencia de know how y asistencia financiera", indica el documento.

El sector de servicios es uno de los que tiene mayor potencial para la Argentina. Constituye el tercer complejo exportador del país (detrás del sojero y el automotor), con exportaciones que superan los 6.000 millones de dólares anuales, y genera más de 430.000 puestos de trabajo.

Gracias al acuerdo, los prestadores de servicios de la UE y del Mercosur podrán acceder al mercado de la contraparte en las mismas condiciones que los nacionales. El acuerdo estimulará la radicación de inversiones en el sector productivo y en el de servicios.

En la actualidad, casi un tercio de las exportaciones argentinas de servicios basados en conocimiento tienen como destino a la Unión Europea.

Este acuerdo no implica "una apertura inmediata, ya que el 60% de la oferta del Mercosur se desgravará en un plazo de 10 años o más, un porcentaje muy relevante si se considera que otros países con acuerdos con la UE lograron plazos más breves para la mayoría de los productos".

También preserva las compras públicas como política de desarrollo: se aplica a nivel federal y no implica transferir las preferencias de la Ley de Compre Nacional a las empresas europeas.

Otro punto destacado es que contempla "mecanismos para evitar el fraude en materia de origen y aduanero, y protege el ambiente y los derechos laborales".

"La implementación de los compromisos en materia de propiedad intelectual será de acuerdo a las legislaciones nacionales y los objetivos de política pública de cada país", concluye el documento.

(Télam)