La soja continuó con su tendencia bajista en el mercado de Chicago tras la fuerte suba del lunes, debido al accionar vendedor de los fondos de inversión, mientras los cereales tuvieron un cierre entre estable y al alza.

El contrato de septiembre de la oleaginosa cayó 1,99% (US$ 11,21) hasta los US$ 552,53 la tonelada, a la vez que en noviembre lo hizo por 1,61% (US$ 8,73) para ubicarse en US$ 531,62 la tonelada.

Los fundamentos de la baja radicaron en ventas técnicas por parte de los fondos especulativos que lograron "limitar la euforia de los últimos días, en un marco de temores crecientes por recesión global", marcó la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR).

Así, los "operadores del mercado continúan retirando sus posiciones en commodities", agregó.

Asimismo, la desaceleración económica también incentivó proyecciones de menor demanda, lo que debilita los precios, a lo que se sumó la previsión de una cosecha récord de soja en Brasil, en conjunto con mermas en el procesamiento de soja en los Estados Unidos.

Por eso sus subproductos también culminaron la jornada a la baja, con una retracción del precio del aceite del 4,79% (US$ 76,06) hasta los US$ 1.510,37 la tonelada, mientras que la harina perdió 0,17% (US$ 0,88) para cerrar a US$ 508,49 la tonelada.

Por su parte, el trigo ganó 1,3% (US$ 4,04) y se posicionó en US$ 313,70 la tonelada, como consecuencia de la persistente "incertidumbre respecto de la continuidad del corredor de granos ucranianos del Mar Negro, lo que viene permitiendo la salida de las exportaciones de Ucrania".

Este factor, en conjunto con la debilidad del dólar estadounidense, apuntalaron los precios.

Por último, el maíz cerró sin cambios a US$ 279,16 la tonelada. (Télam)