La Secretaría de Comercio Interior convocó hoy a una reunión con representantes del sector productivo, molineros, panaderos, fabricantes de pastas frescas y fideeros para trabajar en los detalles de la puesta en marcha del Fondo de Estabilización del Trigo Argentino, también conocido como el fideicomiso de trigo, para garantizar que no haya inconvenientes o retrasos en su aplicación.

Durante el encuentro, que estuvo encabezado por el secretario de Comercio Interior, Roberto Feletti, se destacó el valor de la iniciativa y la importancia de incentivar la inscripción de la mayor cantidad posible actores en esta política, para ampliar y extender la llegada del producto subsidiado por el Gobierno.

“La Secretaría de Comercio Interior ha llevado adelante hasta acá todos los pasos para constituir el fideicomiso y tener los fondos disponibles, con la institucionalidad y el andamiaje jurídico requeridos. Estamos en condiciones de desembolsar los fondos para asegurar el precio del trigo”, aseguró Feletti, que les solicitó la máxima colaboración a todos los sectores para poder complementar este esquema, que implica una ingeniería muy compleja.

“Ante el impacto de la guerra en el valor del trigo, este es un esfuerzo del Estado Nacional para colocar la harina a precios accesibles y mantener el mercado abastecido”, afirmó el secretario.

El Fondo Estabilizador es una iniciativa del Gobierno Nacional, nacida del trabajo conjunto entre los ministerios de Agricultura, Ganadería y Pesca y de Desarrollo Productivo, cuyo objetivo es estabilizar y contener el precio interno de la tonelada de trigo que compran los molinos argentinos.

El financiamiento se realiza a través de la recaudación del diferencial del 2% de los DEX (Derechos de Exportación) de harina y aceite de soja (pasó del 31% al 33%), que representan aproximadamente entre 370/400 millones de dólares.

Esta medida alcanza a 11 empresas exportadoras de subproductos de soja, de las cuales 8 representan el 95% del total de las exportaciones.

Para la fiscalización y monitoreo del correcto funcionamiento de este mecanismo se realizarán inspecciones en AMBA a cargo de la Secretaría y en las provincias se trabajará con el Consejo Federal de Comercio Interior (Cofeci) para coordinar los relevamientos.

“Vamos a tener una trazabilidad de la bolsa subsidiada. El que se descubra que recibió la bolsa subsidiada, pero no respete el precio acordado, será sancionado”, precisó Feletti, a la vez que recalcó que el subsidio es para el precio final al consumidor.

Actualmente, el fideicomiso ya está en condiciones de comenzar a estar operativo con el traslado de los primeros subsidios.

El Gobierno aplicará los fondos para compensar el valor de compra del trigo a los molinos, fijando un precio de referencia de venta para que la harina llegue a las panaderías y a la industria alimenticia a los valores previos al conflicto bélico entre Rusia y Ucrania.

Los productos alcanzados son las harinas tipo 000, 0000, tapera y semolín.

De esta forma, los precios subsidiados del pan y derivados de la harina como fideos y galletitas, entre otros llegarán al consumidor final dentro de unos días, cuando la puesta en marcha del mecanismo complete su alcance a cada eslabón de la cadena de comercialización.

Finalmente, el funcionario indicó que las bolsas de harina que se elaboren a partir de los fondos otorgados mediante el fideicomiso, serán identificadas con un sello que diga “Producto subsidiado por el Gobierno Nacional”, para garantizar así la trazabilidad y el seguimiento de las mismas.

Participaron del encuentro por parte del Gobierno el subsecretario de Políticas para el Mercado Interno, Antonio Mezmezian, y la subsecretaria de Acciones para la Defensa de las y los Consumidores, Liliana Schwindt.

De parte de las empresas asistieron José Álvarez del Centro de Industriales Panaderos de Buenos Aires; Raúl Santoandré, Javier Guiraldes, José Hernández y Néstor López de la Federación Industrial Panaderil de la Provincia de Buenos Aires; Juan Manuel Airoldes, presidente de la Unión de Industriales Fideeros de la República Argentina; Luis Alberto Beccerra Martínez, del Centro de Fabricantes de Pastas Frescas de CABA.

También asistieron Aldo Ferreyra y Giraudo Carlos Vicente, presidente y gerente de la Federación de Entidades de Fabricantes de Pastas Frescas de la República Argentina; David Vainman y Daniel Ercoli de Molinos Cañuelas; Agustín Torres Campbell de Molinos Río de La Plata; Diego Ogando y Vicente Ciancio del Centro de Fabricantes de Pastas Frescas de la Provincia de Buenos Aires; y Gastón Mora y Sergio Alejandro Izzo del Centro de Panaderos Avellaneda.

Por su parte, Miguel Di Beta, presidente de FAIPA, se conectó de manera virtual. (Télam)