La reducción de la brecha cambiaria, entre el dólar oficial y los alternativos, mejoró las condiciones financieras de noviembre, destacó el Instituto Argentino de Ejecutivos de Finanzas (IAEF).

A través del Índice de Condiciones Financieras (ICF) que elabora todos los meses, el IAEF destacó que el indicador mejoró 7,4 puntos en noviembre último.

Explicó que “en noviembre la mejora de la situación local estuvo dada en buena medida por la reducción de la brecha cambiaria, al punto que ese componente bajó de -36.1 a -27.5”.

“Si no fuera por el acortamiento de la brecha, el índice de condiciones locales hubiera vuelto a empeorar”, indicó el informe, no obstante lo cual señaló que “es obvio que la brecha sigue siendo alta y una distorsión muy fuerte para la economía argentina”.

“Del lado negativo, la suba de la inflación núcleo fue un importante aporte negativo. El segundo factor negativo para noviembre fue una caída en la liquidez bancaria que se dio por depósitos creciendo nominalmente por debajo de los préstamos y de la inflación esperada”, precisó el IAEF.

A nivel internacional, destacó que “el índice sigue en zona positiva y se va configurando un escenario de buen clima internacional en la economía”.

Remarcó que “la baja en la volatilidad es el factor que más incidió en la mejora mensual, seguido por la expectativa de inflación y el riesgo emergente”.

“Sin esos tres factores el índice no habría podido mejorar. Dicho de otro modo, el índice no mejoró más porque aumentó la volatilidad de las monedas emergentes y la performance de las acciones emergentes no fue buena”, concluyó el IAEF. (Télam)