(Por F.C) El ministro de Economía, Martín Guzmán, afirmó que en 2021 se verificó una "recuperación económica muy fuerte y que la gran mayoría no esperaba" al ratificar que el nivel de actividad cerró el año con una mejora de alrededor del 10 por ciento .

En entrevista exclusiva con Télam el titular del Palacio de Hacienda afirmó que "el déficit fiscal primario del 2021 va a ser más bajo que lo que se proyectaba en el proyecto de ley de Presupuesto e inclusive más bajo que en las revisiones posteriores. Inclusive es posible que esté por debajo del 3,2% que se había anunciado para 2022".

"La recuperación de la actividad económica en 2021 va a andar en alrededor del 10 por ciento. Es una recuperación económica que realmente es muy fuerte y que la gran mayoría no esperaba. Se da en un contexto en el cual hay variables claves de la economía que están mostrando una trayectoria vibrante, positiva. Tenemos un crecimiento muy grande de la inversión que va a ser superior al 30% en el año; hoy los niveles de inversión ya están arriba de como cerraron en 2019. Lo cual implica también que se está construyendo capacidad productiva para el futuro", sostuvo el ministro.

Al explicar este resultado, Guzmán subrayó que "el Estado jugó un rol contracíclico, impulsando la demanda agregada y esto se ve principalmente en todo lo que fue la inversión en capital público".

"Nos encontramos en el final del año con una muy fuerte ejecución en infraestructura pública y eso ha ayudado al mayor dinamismo de la economía argentina. Cuando miramos la economía real lo que vemos es 2021 de claro progreso y de mejores condiciones para lo que sigue", fundamentó.

Sobre la posibilidad de que la inflación prevista para 2022 sea del 40%, como dejaron trascender otros integrantes del equipo económico, argumentó que la diferencia respecto a la previsión del 33% contenida en el proyecto de Presupuesto 2022 –que fue rechazado por la oposición en el Congreso- se debe a que desde el envío de la iniciativa –el 15 de septiembre pasado- hasta su tratamiento –en diciembre- puede haber una "información diferente" que explique ese cambio.

Click to enlarge
A fallback.

Sin rechazar ni reconocer el nuevo número, Guzmán dijo que "hay que entender que lleva meses preparar un proyecto de ley de Presupuesto. El Poder Ejecutivo cumplió con la ley y lo envió al Congreso de la Nación el 15 de septiembre. Cuando van pasando los meses, esto se trató tres meses después de su envío. En tres meses por supuesto que ocurren cosas y hay una información diferente. Se envió el mejor proyecto que se podía enviar en el tiempo en el cual debía enviarse".

"Nosotros lo que vamos a hacer ahora es administrar la política presupuestaria y apuntar a objetivos alguno de ellos ambiciosos, ambiciosos porque son muy importantes", acotó el ministro, quien puso también como uno de los objetivos centrales "lograr resolver el tema del déficit fiscal de una forma virtuosa, sobre la base del crecimiento económico, que es lo que está ocurriendo ahora".

"El déficit fiscal primario del 2021 va a ser más bajo que lo que se proyectaba en el proyecto de ley de Presupuesto e inclusive más bajo que en las revisiones posteriores. Inclusive es posible que esté por debajo del 3,2% que se había anunciado para 2022. Eso nos presenta de una forma virtuosa sobre la base del crecimiento económico la posibilidad de ir atacando este asunto con una mayor velocidad", enfatizó.

Guzmán dijo también que "el frente inflacionario hay que complementarlo con algo que el propio FMI reconoció que es importante para poder coordinar expectativas, que son las políticas de precios e ingresos. Los acuerdos de precios tienen un rol importante para anclar las expectativas de inflación. Acá hay una responsabilidad que es compartida, hoy en día es el secretario de Comercio, Roberto Feletti, el que está trabajando en este asunto y es muy importante el involucramiento del sector privado".

Al ser consultado sobre la economía financiera, el ministro dijo que existen "un conjunto de presiones que se le han generado a la Argentina de hecho en los años previos a nuestro gobierno en la mayor medida. Después vino la pandemia y la pandemia fue un shock muy importante para todo el mundo, fue un shock muy negativo. Hoy estamos todavía limpiando los problemas financieros, que van a llevar años para que se terminen de limpiar".

"Los problemas financieros que se le han generado a la Argentina con las deudas insostenibles, el problema con el Fondo Monetario Internacional, un endeudamiento que terminó en US$44.500 millones a pagarse en un tiempo muy corto y que a partir de 2022 es la principal fuente de tensión en el plano financiero para la Argentina. Y también todo el dinero que vino a especular, de corto plazo, no a invertir en la economía real, y una parte de ellos quedó atrapado y todavía sigue buscando todos los días salir por los que son los mercados de cambio paralelos, el mercado de contado con liquidación. Eso pone presión a la brecha cambiaria", señaló Guzmán.

"Hay factores financieros hoy separados de la economía real que hoy ponen presión en esa brecha cambiaria, hace un año llegó a ser de 150% y hoy está en un nivel menor. Hay que seguir resolviendo, limpiando cada uno de esos factores financieros y poder ir normalizando la situación financiera de la Argentina", concluyó el ministro. (Télam)