La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) subrayó hoy la necesidad de que los países implementen impuestos que graven a las multinacionales, tal como fue acordado por un centenar de naciones en 2021, ya de, de lo contrario, se acarrean “riegos de evasión fiscal”.

El año pasado, el organismo con sede en París anunció que 136 países –incluidos todos los del G20- dieron su aval para la implementación de un tributo mínimo del 15% a estas empresas, de manera tal que estas no reubiquen sus sedes fiscales a países con facilidades impositivas y evadan así el pago.

La OCDE, que presidió las conversaciones, dijo que una tasa mínima podría finalmente aumentar los ingresos gubernamentales en US$150.000 millones al año, y que es fundamental implementarlo para asegurar que “paguen su justo porcentaje de impuestos sea donde sea que operan y registren sus ganancias”:

Según el organismo, entre 2000 y 2022 las tasas de los impuestos corporativos cayeron en 97 jurisdicciones, se mantuvieron en 14 y aumentaron en otros 6.

Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos

“Los datos muestran que los impuestos corporativos continúan siendo una importante fuente de ingresos para la mayoría de los países, especialmente para las economías en desarrollo y emergentes”, señala el informe anual de estadísticas de impuestos corporativos de la OCDE.

El análisis fue desarrollado en 160 países y jurisdicciones e integra las declaraciones efectuadas por casi 7.000 empresas multinacionales.

Según los datos del informe, en promedio estos impuestos representan un 18,8% del total de los ingresos por tributos en África, 18,2% en Asia-Pacifico, 15,8% en Latinoamérica y el Caribe y 9,6% en los países de la OCDE.

El reporte destaca que tras “décadas de recortes en las tasas” de estos impuestos, la tendencia se ha estabilizado en 2022 con los países buscando “un balance entre aumentar su recaudación e incentivar las inversiones”.

“Esto puede ser también una respuesta a los desafíos fiscales que enfrentan los gobiernos tras la pandemia del Covid-19”, según la OCDE.

(Télam)