Los granos cerraron con bajas generalizadas en la mayoría de sus contratos en el mercado de Chicago, aunque las posiciones más cercanas al vencimiento, como en el caso de la soja, culminaron la sesión al alza.

El contrato de mayo de la oleaginosa subió 0,10% (US$ 0,64) hasta los US$ 630,71 la tonelada, mientras que el de julio retrocedió 0,08% (US$ 0,55) para concluir la jornada a US$ 621,61 la tonelada.

Los fundamentos de este cierre mixto radicaron en, por un lado, el inicio de la siembra con demoras en Estados Unidos por la nieve y las bajas temperaturas, sumado a "rumores" de nuevas compras chinas, como factores alcistas.

En tanto, por otro lado, influyó el retiro de ganancias por parte de los fondos de inversión y bajas en el petróleo presionaron los contratos más lejanos, indicó la corredora de granos Granar.

Sus subproductos también tuvieron un cierre dispar, con un avance en el aceite del 0,27% (US$ 4,85) hasta los US$ 1.768,30 la tonelada, a la vez que la harina cayó 0,34% (US$ 1,76) para ubicarse en US$ 511,90 la tonelada.

Por su parte, el maíz retrocedió 1,13% (US$ 3,64) y se posicionó en US$ 316,52 la tonelada, como consecuencia de tomas de ganancias luego de haber alcanzado máximos en una década en la jornada anterior.

Sin embargo, "las preocupaciones acerca de la oferta global mantienen apuntalado al mercado", debido "a la persistencia del conflicto bélico entre Rusia y Ucrania y los temores acerca del clima en Estados Unidos ante un aletargado comienzo de las siembras", señaló la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR).

Por último, el trigo descendió 1,91% (US$ 7,90) y se posicionó en US$ 403,81 la tonelada, producto de una toma de ganancias, aunque las malas condiciones del trigo estadounidense aminoraron las pérdidas.


(Télam)